En el edificio Terepaima, en El Marqués, “spiderman” ha llegado a robar en seis ocasiones en un mes, según vecinos de la zona.

Caracas. A falta de telaraña, buenas son las sábanas. Con esa imagen despertaron los vecinos del edificio Zoed, en la avenida Sanz de El Marqués, el pasado 4 de marzo, luego de que delincuentes escalaran seis pisos e ingresaran a tres departamentos, donde cargaron con comida. Al estilo de “spiderman”, utilizaron una sábana blanca para descender del balcón y lograr escapar.

A lo largo de la avenida, los residentes están familiarizados con el “superhéroe” que superó la ficción de las historietas y en la versión venezolana se convirtió en delincuente que escala por los edificios para ingresar por las ventanas y llevarse comida, efectivo, tarjetas y cualquier objeto de valor.

Dentro de las residencias Terepaima, en la misma zona, de los cincos edificios que conforman el complejo al menos tres se han visto afectados por este tipo de crimen, el último fue el pasado miércoles 7 de marzo, cuando ingresaron al primer piso de la torre E.

El pasado 5 de marzo, el “hombre araña” escaló para hurtar alimentos en los apartamentos de las residencias Zoed, en El Marqués.

Del apartamento de Margarita Hernández —nombre ficticio por seguridad— se llevaron Bs. 42.000 en efectivo, cédula de identidad, tarjetas de débito y crédito, junto con su carnet de pensión y jubilación.

Mi hijo me despertó a las 6 de la mañana para mostrarme el huequito de la ventana por donde entraron. Se metieron por la cocina y llegaron hasta la sala, donde tenía las tarjetas. Denuncié ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), y como no tenía cédula, me pidieron el carnet de la Patria y yo no tengo eso. Así que me dijeron que solo dejarían constancia de que yo hice la denuncia.

A pesar de que la ventana tenía seguro, el hampón logró forzarlo para introducirse por un espacio que no supera el metro, y así revisar en la cocina para luego pasar a la sala y buscar las tarjetas en las chaquetas dejadas en una mesa cercana.

Lee también
Gobierno reedita operación Gedeón y vincula a detenidos con "actos terroristas"

De acuerdo con el abogado criminalista, Luis Izquiel, este tipo de hurto ha aumentado en los últimos meses debido a la situación actual del país, ya que entre los artículos más robados están los alimentos.

Hampones fuerzan los seguros de ventanas para ingresar a los departamentos.

Hernández ha sido víctima del “hombre araña” en dos ocasiones. En octubre del año pasado también ingresaron por su cocina para llevarse dos tablets, una cámara, $6 y Bs. 600.000 en efectivo. La mujer presume que ambos delitos fueron cometidos por la misma persona.

Durante ese mes, en el complejo residencial registraron al menos 6 robos en los apartamentos. Los presuntos delincuentes ascendieron hasta 10 pisos para someter y robar objetos de valor.

Este tipo de delito se encuentra en el artículo 453 del Código Penal como “hurto con escalamiento”, con una pena de 4 a 8 años en prisión. Sin embargo, de acuerdo con el abogado, muchos de los que criminales que son atrapados logran ser liberados rápidamente.

Son pocos los que cometen este tipo de hurto, pues requiere una habilidad y destreza especial. Pero al tener una pena tan baja, son altas las probabilidades de que sean liberados y vuelvan a cometer el delito.

Así ocurrió hace un año, cuando el entonces alcalde del municipio Chacao, Ramón Muchacho, informó que Gabriel Enrique Sánchez Chacón, conocido como el “spiderman caraqueño”, había sido capturado en nueve oportunidades por la policía municipal. Sin embargo, en todas fue liberado al ser presentado ante el Ministerio Público.

Con guardias nocturnas

Ante este panorama, vecinos de El Marqués han intentado realizar guardias de vigilancia de 11:00 p.m. a 3:00 a.m, pero esto no ha funcionado ante los recurrentes cortes de luz en la zona, lo que aumenta el temor entre los residentes, mientras que los voluntarios para las guardias escasean.

Hay cinco edificios de 64 apartamentos y solo 20 personas hacen vigilancia de 11:00 p. m. a 3:00 a. m. Yo creo que me robaron después de esa guardia. Nunca había vivido una situación así de los 40 años que llevo aquí. Después de que se metieron el miércoles, al día siguiente salí tres veces con un bate ante cualquier ruido que escuchaba, sostuvo Hernández.

En octubre del año pasado, ladrones ingresaron en seis ocasiones en diferentes edificios de las residencias Terepaima, de El Marqués. Foto: Francisco Bruzco

El conserje de la torre A del mismo complejo sostuvo que las denuncias se han realizado ante la Alcaldía de Sucre, sin tener respuestas, a pesar de contar con cámaras de seguridad en ascensores, escaleras y entrada de las residencias.

Los vecinos de El Marqués no son los únicos que han tenido que lidiar con el robo y hurto en sus apartamento. El pasado 5 de marzo se registró un robo en las Residencias Galerías Paraíso, en El Paraíso. En el sitio, un grupo de 7 hombres se robó cuatro carros, dos motos y varios celulares, según se lee en un estado publicado en Facebook por una de las víctimas. Por otro lado, en Altamira y Los Palos Grandes, los vecinos han sido víctimas del hombre araña y se notifican las situaciones de peligro a través de grupos de WhatsApp.

Lee también
Homicidios redujeron durante primer trimestre del año en el país
Una de las víctimas del robo en El Paraíso contó su experiencia a través de un estado de Facebook. Por seguridad, se resguardó su identidad

El especialista recomendó que los dueños inviertan en colocar rejas en sus ventanas. El costo puede ser mínimo de 17 millones de bolívares, según el presupuesto buscado por vecinos de El Marqués.

Quienes se dedican a este tipo de hurtos buscan los pisos que no tengan rejas en las ventanas y los pisos bajos. No se debe descartar que algunos logren el cometido con complicidad de personas de adentro, que den información de si viven personas mayores o si hay apartamentos que se encuentren solos por viajes, señaló Izquiel.

Aunque son pocos los que utilizan armas de fuego para cometer este tipo de delitos —ya que la intención es no ser descubiertos— hay quienes pueden cometer homicidios con objetos contundentes o armas blancas en caso de ser sorprendidos.

Fotos: Francisco Bruzco



Participa en la conversación