Médicos y obreros protestaron para exigir al Ministerio para la Salud el abastecimiento de insumos en todas las áreas de este centro asistencial.

Caracas. El Hospital José Gregorio Hernández, conocido como Los Magallanes de Catia, al igual que la mayoría de los centros de salud de la capital atraviesa una grave crisis. Solo funciona una ambulancia sin aire acondicionado, pero deberían tener mínimo cuatro. Hay seis ascensores pero solo sirve uno. La inseguridad es el pan de cada día dentro del hospital.

“La situación que vivimos es bastante crítica. Desde hace cuatro años empezó a empeorar todo”, aseguró Ismenia Rodríguez, representante del Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos Profesionales y Técnicos de la Salud (Sunep-sas).

La mañana de este miércoles, médicos, obreros, enfermeras y trabajadores en general protestaron para exigirle al Ministerio para la Salud una respuesta la grave situación que viven a diario.

“Aquí hay un solo ascensor y por ahí bajan basura, pacientes por ahí bajan de todo”, dijo Rodríguez. En la protesta participó el director del Hospital, el doctor Mario Laya, que lleva cinco meses de gestión y, según comentaron los trabajadores, la respuesta que les dio fue que “la situación de salud en el país es centralizada y la mayoría de los insumos que necesitamos no se encuentran en el país, dice que se escapa de sus manos y hace lo posible”, señalaron.

La filtraciones tanto de aguas blancas y negras, según los obreros, son comunes. “Este fin de semana debido a las lluvias se tapó un drenaje y el agua salió por Emergencia, Rayos X, Área Quirúrgica y las salas de parto”, detalló Rodríguez.

Lee también
La biblioteca que deja la diáspora: una segunda oportunidad para la lectura

Aunque la problemática tiene un antigüedad de más de cuatro años, cuando el director del centro era el doctor, Darío González, quien estuvo al frente por más de tres años, aseguraron que van a llevar esta protestas a otras instancias.

“Laya lo que propone de nuevo son mesas de trabajo. Nosotros vamos a asistir, pero no nos vamos a quedar solo con eso. Vamos a elevar la protesta a instancias mayores”, dijo Rodríguez y afirmó que no solo es ese hospital el que carece de insumos. “Son todos los hospitales de Caracas”, finalizó.

La inseguridad atemoriza tanto a trabajadores, pacientes y visitantes. Una empleada comentó que “esta semana había un hombre armado porque se enteró que la suegra estaba aquí hospitalizada y la quería matar. Se ven cosas como si estuviéramos en un barrio. Es como si hubiera un barrio dentro del hospital. Esto es horrible”.

En la oficina del Sunep-sas solo hay escritorios y sillas. Los obreros denunciaron que han sido víctimas del hampa y les han robado computadoras y otros artículos de oficina. También mencionaron que robaron en el departamento de Administración y que en el Servicio de Docencia de enfermería hurtaron todos los aires acondicionados.

“Este era un hospital modelo, pero a través del tiempo se ha ido deteriorando por las malas gestiones. Ya esta estructura está en las últimas”, sentenció Juan Carlos Toro, también representante del Sunep-sas.

La situación es tan grave que la morgue del hospital no funciona desde hace 15 años, por lo que los cadáveres los dejan en los pasillos mientras llegan los obreros de alguna funeraria y se lo llevan. El personal de limpieza, aseguró, que están cansados de atropellos, ya que los obligan a limpiar con lo que haya, así sea solo con agua, y ni siquiera cuentan con el carrito para exprimir el coleto y lo tienen que hacer con la mano porque no tienen guantes.

Lee también
Trabajadores de Anzoátegui se declararon en emergencia ante nueva tabulación salarial

Las operaciones se paralizaron porque además de que se mete el agua al área quirúrgica, no cuentan con el kit.

“Como sindicato conocemos la problemática de todos los centros de salud de Caracas. Estamos preparando los documentos para llevarlos e introducirlos al Ministerio de Salud“, aseguró Ismenia Rodríguez.

Foto Angeliana Escalona


Participa en la conversación