Para el abogado Luis Izquiel, este delito seguirá repitiéndose si no se atienden las causas directas, tales como la escasez de comida y una inflación galopante producto de la crisis económica.

Caracas. De espalda, con un suéter azul agujereado posaba un joven, de 16 años, junto con dos efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) portando sendas armas largas, para una foto que se volvería viral a través de las redes sociales. ¿La razón? Sobre una mesa de mantel rojo posaba el cuerpo del delito: cinco auyamas que hurtó de un vivero en el estado Zulia el pasado 20 de noviembre.

El hurto y robo de comida es un hecho que cada día se repite más en el país, y que incluso en los colegios ha dado dolores de cabeza por hampones que desvalijan los comedores; situación que se ha agudizado en los últimos meses debido al desabastecimiento de alimentos y la crisis económica que enfrenta el país en la actualidad.

Y si bien es un delito sancionado en el país, llama la atención el trato que se le ha dado a los últimos casos que se han destacado, pues no solo las auyamas han protagonizado las imágenes: el pasado 21 de noviembre, Leonardo Alexis Sierra Espita fue detenido luego de hurtar dos paquetes de papas Ruffles, foto que también se volvió viral al verse acompañado, de igual manera, por funcionarios de la GNB.

Hurto de plátanos
Joven de 19 años fue detenido por el hurto de plátanos en una granja del estado Zulia

Aunque para algunos esto sea insignificante, el abogado criminalista Luis Izquiel indicó que, en el país, cualquier tipo de hurto es delito, sin ninguna excepción y conlleva sanciones.

De acuerdo con el especialista, el Código Penal maneja dos tipos de hurtos: el hurto mínimo (artículo 451) y el hurto mínimo campestre (artículo 454). En el primer caso, implica tomar una cosa de valor menor a una Unidad Tributaria (U.T.) lo que equivale a Bs. 177; la sanción de este hecho es de tres a seis meses de prisión. En cambio, el segundo, es aquel que se comete a un sembradío, vivero, campo o incluso alguna mata de la cual no se es propietario. La penalización para este particular es una multa de entre cinco a 25 U. T.

Por apropiarse del ocumo chino de una parcela en Monagas fueron detenidos tres hombres el 21 de este mes.

Lee también
No aparece hombre que intentaron linchar por hurtar comida

Izquiel sostiene este delito se repetirá si no se atacan las causas directas, pues aclara que es un problema social, más que criminal.

“De nada sirve detener a estas personas si no detienes las causas que producen sus acciones, tales como la escasez de comida, el bajo poder adquisitivo de los ciudadanos, la inflación, los diferentes problemas económicos que nos afectan. Si eso no se ataca, estas conductas se seguirán repitiendo”, argumentó.

Y es que no solo han aumentado el robo y hurto de alimentos, también cada día son más quienes, al caer la tarde, se abalanzan sobre las bolsas de basura en las calles para conseguir comida; lo que demuestra el alto índice de personas dispuestas a lo que sea con tal de llenar sus estómagos.

Hurto de ocumo chino
Las imágenes se han hecho virales por la presencia de la GNB con sus armas

Entre lo jurídico y lo moral

Aunque desde el punto jurídico, para Izquiel, las detenciones se apegan a las leyes, a más de uno le resulta de interés cómo dos funcionarios aparecen con sus armas y miradas amenazantes ante un joven con cinco auyamas.

“Es un trato que no se le da a todo el mundo. Tú no ves ese mismo tipo de trato con los 12 efectivos que detuvieron por la masacre que hubo en Barlovento. Eso para la gente resulta un choque, ya es algo que va más hacia lo moral”, recordó.

Agregó que aquellos que son detenidos por este delito deben ser presentados ante un juez de control dentro de las 48 horas en las que se realizó la detención y, una vez allí, el juez decidirá si la persona permanecerá retenida o si tendrá un régimen de presentación.

Fotos cortesía: @jesusmedinae



Participa en la conversación