El jardinero criollo de los Bravos se convirtió en el segundo venezolano con tres partidos de cinco hits en el béisbol de Grandes Ligas.

Caracas. Conectar cinco imparables en un juego del béisbol de Grandes Ligas es tan complicado que el líder bate de la Liga Americana y actual referente en cuanto a hiteadores se refiere, José Altuve, inició la jornada del jueves sin haber conseguido el hito hasta ahora en sus casi siete temporadas con los Astros de Houston.

No obstante, el jardinero zuliano de los Bravos de Atlanta, Ender Inciarte, se ha empeñado este 2017 en hacer parecer fácil cosechar la “manito” de incogibles en la élite de la pelota. El criollo sumó el miércoles —en el primero de una doble cartelera ante los Filis de Filadelfia— su tercer partido de cinco inatrapables de la campaña y se convirtió en el cuarto pelotero que logra tal marca desde 2000 junto con Ichiro Suzuki (2004), Charlie Blackmon (2014) y Yunel Escobar (2015).

Además, Inciarte emuló con el trío de choques multihits al único venezolano en el Salón de la Fama, el también nativo del Zulia, Luis Aparicio, quien consiguió la hazaña en 1966 con los Orioles de Baltimore. Los Piratas (22 de mayo) y los Rojos (4 de junio) fueron las otras novenas que padecieron del tórrido bateo del primero en el orden ofensivo de la tribu.

Lo disfruté mucho. Llegué al parque de pelota pensando en jugar dos juegos y en tratar de embasarme para el equipo y terminé teniendo un día muy bueno, dijo el jardinero nacido en Maracaibo al sitio web del equipo.

El guardabosque de las Águilas del Zulia en la liga local no solo se conformó con los cinco hits del primer choque, sino que en el segundo encuentro tiró tres cohetes en cinco turnos. Totalizó de 10-8 en la doble tanda, empujó cinco carreras y robó dos bases. Quedó a un inatrapable de empatar el récord vigente en las mayores de más incogibles en un doble juego y subió su promedio al bate de .301 a 310.

Para ser sincero, no estaba tratando de hacerle swing a todo lo que me lanzaban, sino que me concentré en hacerle swing a buenos pitcheos, esa fue la clave. En el último par de semanas le había tirado a muchos pitcheos malos y en el doble juego me fue mejor bateando envíos en la zona de strike, explicó el zuliano.

Foto: MLB.com



Participa en la conversación