Instalación de Páramo Café altera la imagen patrimonial de la plaza Altamira

Melin Nava, vecina y arquitecto especialista en rehabilitación y conservación del patrimonio, denuncia que la estructura de Páramo Café ubicada en la plaza no es armónica con el contexto del espacio. “La imagen de un proveedor de servicios no puede ser la imagen que predomine en el lugar”. Al final de la tarde de este lunes el alcalde anunció que el proyecto se suspendió.

Caracas. Desde la semana pasada dentro de la Plaza Francia de Altamira —por el flanco que da hacia la avenida San Juan Bosco— se comenzaron a levantar unas estructuras metálicas que anuncian que próximamente se establecerá Páramo Café en ese espacio. Aunque en Instagram el alcalde de Chacao, Gustavo Duque, aseguró el domingo que la obra cuenta con el aval de la Oficina Local de Planeamiento Urbano, la Dirección Ejecutiva de Gestión Urbana, la Consultoría Jurídica y las dos asociaciones de vecinos de la zona, esta situación generó incomodidad por parte de algunos residentes de la comunidad.

Se otorgó el permiso para la instalación de una estructura armónica con la plaza, que no afecta el patrimonio de Chacao y que servirá para el esparcimiento de la ciudad, dijo Duque. Este lunes, Crónica.Uno intentó comunicarse con él, pero no fue posible. También llamó en dos ocasiones a las oficinas del Grupo Páramo y le aseguraron que no se encontraban los directores del proyecto.

La Plaza Francia de Altamira es patrimonio cultural y bien de interés cultural nacional, incluida en el catálogo del Patrimonio Cultural del Municipio Chacao en 2005. Fue inaugurada en 1945, diseñada por el arquitecto español Manuel Mujica Millán.

Para la vecina y arquitecta especialista en rehabilitación y conservación del patrimonio, Melin Nava, no existe un proyecto que presente una matriz de variables a considerar para la colocación de la estructura de Páramo Café. Sería una lástima que, por la desesperación de conseguir recursos para garantizar el manteamiento de la plaza, estén sembrando hoy un problema que generará otros.

La estructura metálica se encuentra ubicada sobre un brocal de granito, este peso, como asegura Nava, genera un daño:

Cuando ese brocal se rompa, que hoy en día no hay los artesanos para poder reponerlo, ¿quién lo va a reponer? Cuando la grama de esa jardinera se seque porque en ese territorio no está llegando agua, ¿quién lo va a reponer? ¿Dentro de 5 años, si el prestador de servicio ya no quiere seguir teniendo su negocio, se va a quedar el lugar instaurado como un uso comercial?, se pregunta la también profesora de la Facultad de Arquitectura de la UCV.

Destaca que la estructura no es armónica con el espacio.

El contexto es la piedra amarilla del obelisco, el pavimento de granito que juega entre el beis y el amarillo. Hay una colorimetría del espacio público que le imprime un carácter al espacio general. Y explica: En este caso estamos viendo un nuevo color que entra a jugar en todo esto, que es el gris. Hay que hacer estudios que tengan que ver con la forma, los colores, con la imagen. La imagen de un proveedor de servicios no puede ser la imagen que predomine en el lugar.

La plaza es una pieza del paisaje urbano cultural muy característico de identidad arquitectónica y espacial del municipio Chacao, defiende Nava, por lo que este patrimonio debe ser tratado como una sinfonía. Y aquí, al contrario, hay ruido, es como si los violines estuviesen desentonados. Si es así no sirve la sinfonía, porque no hay nadie que la vaya a poder apreciar.

Bajo esta comparación, explica que el diseño neoclásico de la plaza utiliza la simetría. Siendo el obelisco y la fuente ejes simétricos. Dice que, al colocarse una nueva estructura de un lado de la plaza, se ve mutilada.

Hace falta, por equilibrio, aquel otro espacio que fue colonizado. Entonces ahora eso no existe, en consecuencia, la imagen de la edificación, que es uno de los principios fundamentales de la conservación del patrimonio, está siendo alterado. No vale decir que es una estructura metálica removible, porque igual es una alteración, sostiene. 

Para este martes, la Cámara Municipal discutirá este proyecto comercial, donde un grupo de vecinos entregará una carta a Duque para transmitir la preocupación por la obra que se inició en el lugar: Queremos exhortar al despacho a su cargo a paralizar la obra en tanto se realiza la presentación del proyecto, tanto ante la instancia competente para evaluar las intervenciones en el Patrimonio Material Venezuela, como a la comunidad de vecinos, se lee. Hasta el momento el documento acumula 60 firmas.

Aunque Nava no niega que la idea sea buena, señala que en cualquier parte del mundo estos proyectos no están dentro del espacio público, sino en un local donde cuentan con los servicios para operar, que además no utilice los del sector. El espacio público debe permanecer lo más inalterado posible, un lugar que convoque a todos, reclama.

El alcalde Duque, a quien respeto, se le escapa que él es alcalde gracias a los vecinos. Creemos que los vecinos debemos ser consultados de una manera más abierta, no solo al presidente de la asociación de vecinos, Raúl Monserrat. Hablé con él y me dijo que no dio el aval para eso, que lo que le habían consultado era la idea, pero que nunca vio un proyecto. Necesitamos tener un espacio de diálogo de manera tal que los criterios de los vecinos sean considerados, concluye.

Al final de la tarde el alcalde Duque anunció que el proyecto quedó suspendido.

Fotos: Luis Morillo @luizmorillo15


Participa en la conversación