Se suman 15 hurtos desde abril, cuando la GNB dejó de custodiar el área verde caraqueña que es Patrimonio Cultural de la Humanidad. En el último asalto se llevaron cables de alta tensión que dejaron sin luz la sede.

Caracas. Desde el pasado 19 de abril, las 9 hectáreas del Instituto Experimental Jardín Botánico Dr. Tobias Lasser quedaron sin vigilancia. Desde entonces se suman 15 hurtos, que se traducen en ingresos violentos de forma interdiaria, los cuales dejaron inoperativa la sede de un área considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Ana Herrera, directora del Jardín Botánico, asegura que ya ni siquiera hay luz en el edificio administrativo de la Fundación y no se puede trabajar. Unas 10 denuncias han sido presentadas ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

El martes pasado nos cortaron 4 cables de la acometida principal de luz. Hoy [pasado 10 de julio] vimos que abrieron la puerta del auditorio. Son robos con destrozos a las instalaciones. Se robaron un cable de la calle que conecta con el transformador principal y ahora no hay luz, contó Herrera.

En Semana Santa a las únicas dos camionetas de las que dispone la fundación —que ya estaban dañadas por falta de repuestos y baterías— les rompieron vidrios, robaron las computadoras y forzaron sus puertas. Los delincuentes también se han llevado tableros de luz, computadoras y un servidor de datos del Herbario Nacional, aunque, por suerte, de este último había respaldos.

La directiva del Jardín Botánico acudió a la Policia Nacional Bolivariana, Oficina Nacional Antidrogas y el destacamento de Tránsito que se instala en Puerta Tamanaco. También solicitó ayuda a la rectora de la Universidad Central de Venezuela con parte de la vigilancia del campus universitario, pero Cecilia García Arocha sugirió pagar vigilancia privada a través de la Fundación Instituto Botánico Venezolano.

Lee también
Rescatan en la Cota 905 al hijo de un GNB secuestrado en el estado Vargas

Herrera asegura que la fundación tiene firma pero nada de fondos monetarios.

La directiva teme que si el personal deja de asistir a la sede por estar inoperativa el terreno pueda ser invadido. El Cicpc solo ofreció pernoctar en las instalaciones para atrapar infraganti a los delincuentes.

Fotos: cortesía



Participa en la conversación