Invasión en Altagracia generó controversia entre colectivos

Desde hace 15 días, 27 familias invadieron un hotel ubicado cerca de la esquina Santa Bárbara. Le dijeron al dueño “de aquí sales vivo o muerto”, según contó su esposa. El líder del colectivo de Santa Teresa aseguró que ampara el derecho de las personas que están dentro del inmueble, mientras que otro, en San Martín, dijo que si estaba la dueña tenían que desalojar.

Caracas. Ante las protestas de los vecinos de la esquina Santa Bárbara, que quieren sacar a 27 familias que tomaron a la fuerza el hotel Simón, ubicado en la parroquia Altagracia, la proposición del colectivo Mao Tse-Tung para desalojar a los invasores fue que la dueña mostrara la denuncia por escrito en el Ministerio Público.

¿Cuánto tardará eso?, preguntó Mariza Counl, representante de los dueños, a lo que Rodrigo, quien se identificó como el “comandante” del colectivo, dijo: Bueno, estamos en Venezuela, donde las leyes funcionan para unos sí y para otros no.

Este lunes los vecinos cercanos a la esquina Santa Bárbara, a una cuadra de la Biblioteca Nacional y a dos del Ministerio de Educación, amanecieron en la calle protestando por la invasión que ya lleva 15 días.

Counl contó que los invasores entraron sin mediar palabra y le dijeron a su esposo, uno de los dueños, que “de ahí salía vivo o muerto”.

Llegaron en un autobús el día antes de las elecciones presidenciales, el pasado 20 de mayo. Y desde entonces la zozobra es permanente, pues se ha corrido el rumor de otras tomas de casas que incluso están habitadas, refirió Ludmila Carrasquel, vecina.

En el hotel hay mujeres embarazas y niños.

Además, lo que enalteció los ánimos de los residentes es que los hechos delictivos se incrementaron en estos últimos 15 días. Hablan de robos, de hurtos a los locales comerciales y de vehículos.

En la zona hay varias tomas que tienen incluso más de cinco años de efectuadas. Pero desde que llegaron al hotel Simón se desataron los hechos irregulares, dijeron los afectados.

Rodrigo —quien no dio más detalles de su identidad— dijo que ya la toma ocurrió y que ahora lo que resta es negociar con los ocupantes.Estoy como garante de esas personas, estoy del lado de la comunidad y de esas personas, que creo hay mujeres embarazadas y niños y además están amparados por la ‘Ley de Pisatarios’ y por la Lopna. ¿Cómo los sacamos ahora?.

En una reunión informal, sin embargo, el líder del grupo de Santa Teresa ya había lanzado una propuesta inadmisible para muchos: sacar a las familias y, a la vez, poner el inmueble en manos de 10 colectivos para que lo “resguardaran” de nuevas ocupaciones ilegales.

Desde luego, su postura no fue bien vista por los vecinos, quienes le gritaban que sacara a los invasores “de la misma forma como los llevó”.

Lee también
Vecinos de La Candelaria engrinchados con “invasores de oficio”

No había espacio para la negociación entre habitantes de los otros edificios y el colectivo Mao Tse-Tung, que también está vinculado con la toma del edificio Manfredi, donde en octubre de 2014 hubo un enfrentamiento entre los grupos de civiles armados y cuerpos de seguridad.

A eso del mediodía llegó uno de los colectivos de San Martín, apodado el Diablo, cuyo nombre de pila es Henry. Contradijo a Rodrigo y dijo que mientras estuviera la dueña no podían avalar esa toma.

Y ojo, soy el responsable de siete tomas, pero si hay violencia y delitos de por medio, nosotros no las podemos respaldar, acotó dirigiéndose a su homólogo de Santa Teresa. Luego quedamos mal como colectivos.

Los vecinos que rechazan la toma están desde horas de la madrugada en la calle en protesta.

Otro colectivo, que no se identificó, lo secundó haciendo referencia a un supuesto decreto —cuya existencia no está comprobada— que “ya se dijo en cadena presidencial”, y en el que presuntamente se dan orientaciones para garantizar viviendas a las personas de bajos recursos económicos.

Cabe acotar que el supuesto decreto no ha salido a la luz pública. De hecho, Diosdado Cabello, primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) desmintió el pasado miércoles la existencia de un plan “Ubica tu Casa” en el país.

Ahora la derecha anda con una campaña de miedo de ‘ubica tu casa’, como que si este gobierno, luego de que le ha dado al pueblo más de dos millones de casas, ahora le vamos a quitar la casas a los que se fueron de viaje, expresó Cabello durante su programa Con el mazo dando.

Con todo, el rumor corre como pólvora, y tras invasiones como la que se está dando en Altagracia, a los vecinos se les prendieron las alarmas. Se pueden meter en nuestras casas. Ese hotel no estaba deshabitado. Estaba en funcionamiento, repetían a los colectivos.

Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, explicó que en el caso del hotel Simón los invasores irrumpieron en la edificación sacando a los huéspedes de sus cuartos, incluso en ropa íntima. Ingresaron al menos 20 familias bajo el argumento de que contaban con el respaldo del presidente Nicolás Maduro y la alcaldesa Erika Farías.

Para Rojas, esto no es un caso aislado, siendo el llamado eslogan “Ubica tu Casa” una realidad ya aplicada en varias parroquias de Libertador. El pasado fin de semana, este mismo colectivo intentó invadir la casa número 18 ubicada en esa esquina de Santa Bárbara, pero gracias a la denuncia oportuna de la comunidad se evitó el hecho.

Una edificación invadida representa una alcabala de la muerte para los vecinos, ya que en esta misma zona se han escenificado robos de charcuterías, entre otros comercios, y se sabe que los delincuentes provienen de las invasiones.

El líder vecinal, quien también es vocero de Caracas Ciudad Plural, develó que solo en el norte del municipio Libertador hay más de 140 edificaciones invadidas, mientras que en la parroquia Altagracia pasan las 40 tomas ilegales desde 2005.

Los edificios invadidos se constituyen en puntas de playa para que los colectivos puedan monitorear otras viviendas o comercios para ser tomados pistola en mano, todo bajo la mirada cómplice de la Guardia Nacional o Policía Nacional Bolivariana, como ocurrió hace una semana en la esquina Tracabordo de la Candelaria. Exigimos respeto a la propiedad privada, demandó.

Calificó como responsable tanto por acción como por omisión a la alcaldesa de Libertador, Erika Farías, ya que los invasores gritan a los cuatro vientos tener su respaldo para cometer estas acciones delictuales.

Ellos en muchos de los edificios tomados colocan las banderas del PSUV y afiches con el rostro de ella como medida de protección. Además, algunos de los colectivos que invaden tienen chapas de ministerios y de la propia Alcaldía de Caracas. El Plan Ubica Tu Casa está siendo aplicado por vía de hecho, sentenció Rojas.

Colectivos de Santa Teresa, San Martín y 23 de Enero se hicieron presentes en el sitio.

Fotos: Luis Morillo


Participa en la conversación