Alexis Gutiérrez, de 40 años, fue asesinado cuando se encontraba en la parada de las unidades, en Las Casitas, esperando cargar pasajeros. Familiares presumen que se resistió al robo.

Caracas. Alexis Antonio Gutiérrez Contreras, de 40 años, fue abaleado a las 4:00 a. m. del pasado jueves 6 de abril, cuando llegaba a su sitio de trabajo en el sector Las Casitas de La Vega.

Estaba a bordo de su jeep, con el que trabajaba como transportista en la línea Cacique y se presume que dos delincuentes lo abordaron para robarlo, pero él se resistió y le dieron un tiro en el estómago.

Consciente se comunicó con su cuñada, Claribeth Gutiérrez, para avisarle que le habían disparado y que un colega lo estaba llevando hasta el hospital Periférico de Coche. Pero ahí no había insumos y tuvieron que trasladarlo al Pérez Carreño.

La víctima llamó a su cuñada para decirle que le habían disparando en un intento de robo.

“Me volvió a llamar para decirme que lo estaban llevando al Pérez Carreño. Me dijo que le habían dado un tiro en el abdomen y yo le pedía que se quedara tranquilo, que tratara de no hablar”, explicó.

Esa noche fue intervenido quirúrgicamente, no obstante, pese a los esfuerzos murió a las 10:00 a. m. de este lunes 10 de abril.

Era padre de dos hijos y tenía 15 años laborando como jeepsero en la zona. “Solo trabajaba para su esposa e hijos, más nada”.

Su cuñada contó que la zona es sumamente insegura y además los conductores tienen que trabajar bajo su propio riesgo en horarios complicados, pues los asaltan día y noche. Destacó que en ocasiones secuestran unidades de transporte y después piden rescate.

Presumen que los homicidas pertenecen a una banda que mantiene azotada a la comunidad y piden a las autoridades que se investigue.

Lee también
"Los transportistas se han convertido en el cajero automático de los ladrones”

“Necesitamos más seguridad en La Vega, en las calles, no podemos estar en ningún lado porque tenemos nervios”, añadió.

Transportistas consultados indicaron extraoficialmente que los delincuentes se montan como pasajeros y a veces ellos deben dejar que aborden, o corren el riesgo de que en otro momento tomen venganza.

Destacaron que los asaltos ocurren de día o de noche, con pasajeros o cuando se encuentran solos esperando llenar la unidad.

Pidieron la instalación de una carpa en la comunidad, para tratar de disminuir los índices delictivos.

Foto: Yohana Marra, Cristian Hernández


Join the Conversation