La decisión es la segunda en dos semanas que adopta un tribunal contra funcionarios implicados en muertes de manifestantes durante las protestas que sacudieron al país en 2014.

Caracas. Pena máxima. Esta fue la condena que el Tribunal 1 de Juicio de Valencia le impuso la noche de este miércoles al sargento de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Alvin Bonilla Rojas, por asesinar a la estudiante Geraldine Moreno de un disparo en la cara el 19 de febrero de 2014, durante la ola de protestas opositoras que ese año sacudieron al país.

Bonilla persiguió a la joven estudiante universitaria, quien observaba las manifestaciones cerca de su casa en el sector Tazajal de Naguanagua (Carabobo), y le disparó su rifle de perdigones a quemarropa en la cara. A causa de las heridas, murió días después en una clínica.

La información la suministró el Ministerio Público (MP), el cual anunció que los fiscales Adriana Valdez, Rubén Pérez y José Antonio López acusaron al uniformado como autor del delito de homicidio calificado con alevosía por motivos fútiles, quebrantamientos de pactos y convenios internacionales, uso indebido de arma orgánica y trato cruel en grado de complicidad correspectiva en perjuicio de un hombre que resultó herido por perdigones.

Pero el sargento no fue el único condenado, pues el también sargento, Francisco Caridad Barroso, fue sentenciado a 16 años y seis meses de prisión, por ser cómplice no necesario en el delito de homicidio calificado con alevosía en los mismos cargos que su homólogo.

Ambos militares cumplirán su condena en el Centro de Procesados Militares de Ramo Verde.

Este fallo se produce 12 días después de que el Tribunal 27 de Juicio de Caracas condenara a 29 años y medio al comisario del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), José Ramón Perdomo Camacho, por asesinar al joven Bassil Da Costa en las inmediaciones de la sede principal del MP el 12 de febrero de 2014, luego de la marcha realizada ese día por la oposición y el movimiento estudiantil.

Lee también
Realizan estudios socioeconómicos para indemnizar a víctimas de la masacre de Barlovento

También fue sentenciado a seis años de prisión el oficial de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Andry Yoswua Jaspe López, por el uso indebido de arma orgánica, a quien se le ordenó su detención inmediata, así como su traslado al Internado Judicial de la Región Capital Yare III.

En un primer momento, las autoridades culparon a los convocantes de la muerte de Da Costa, en particular al exalcalde de Chacao, Leopoldo López, pero videos y fotografías realizadas por periodistas y vecinos demostraron la presencia de agentes armados del Sebin en las inmediaciones de la manifestación, algo que está expresamente prohibido en el artículo 68 de la Constitución.

Con estos fallos, cinco de las 43 muertes ocurridas durante las protestas de 2014 ya se encuentran resueltas. No obstante, la mayoría de los casos (23) sigue en fase de investigación y ocho fueron cerrados porque el Ministerio Público consideró que las muertes fueron accidentales.

Foto referencial: Miguel González


Join the Conversation