La caja negra: AN detectó desfalco de $5.000 millones a través de los CLAP

Entre 2016 y 2017 el gobierno de Maduro habría otorgado contratos para la adquisición de alimentos para los CLAP por un monto equivalente a la mitad de lo robado a Pdvsa en 10 años, bajo la conducción de Rafael Ramírez. “Es el principal negocio de la cúpula que gobierna. Responsabilizo directamente a Nicolás Maduro”, dijo el diputado Freddy Superlano (VP-Barinas), que dirige la averiguación.

Caracas. La caja CLAP no es un regalo. Ni siquiera es un beneficio para los más necesitados, pues una parte de su valor la pagan todos los venezolanos con sus impuestos y con el ingreso petrolero y la otra se la cobran al consumidor al momento de entregársela.

En cambio, la caja CLAP es, por una parte, un brutal mecanismo de control social y, por la otra, el mayor negocio de corrupción de la cúpula gobernante en Venezuela.

Así lo afirmó este jueves el presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, Freddy Superlano (VP-Barinas), durante la presentación de los primeros resultados que arrojó la investigación sobre los hechos de corrupción en torno a los CLAP.

El parlamentario afirmó que tras reuniones e intercambio de información con autoridades de Panamá, Colombia y México, y el informe levantado a principios de año por la fiscal general en el exilio, Luisa Ortega, se determinó que existe una estrecha relación entre el gobierno de Nicolás Maduro y Cilia Flores con la empresa Group Grand Limited, registrada en Hong Kong, en marzo de 2013, a nombre del colombiano Alex Saab.

De esa relación habría surgido un fructífero negocio oscuro que solo entre 2016 y 2017 significó un entramado de corrupción de 5.000 millones de dólares.

Lee también
Actividad económica venezolana continúa en caída libre y alcanza récord continental

En noviembre de 2016, la comisión de Contraloría determinó que en 10 años de gestión de Rafael Ramírez como presidente de Pdvsa, el daño patrimonial a la nación fue de 11.000 millones de dólares. Superlano hizo la comparación:

En el caso de los CLAP hablamos de 5.000 millones de dólares en solo dos años, 2016 y 2017. Podríamos decir que los CLAP se han convertido en la principal herramienta de control social y en el principal negocio de la cúpula que gobierna Venezuela, porque hay que decir que son muy pocas personas involucradas en esto. Esto tiene que ver, incluso, con la primera dama, con Miraflores. De acuerdo con un informe que la fiscal general Luisa Ortega entregó a principios de año, esta empresa está estrechamente vinculada al presidente Nicolás Maduro”.

Intermediario sin licitaciones

Superlano explicó que Group Grand Limited, representada en México por el venezolano Santiago Uzcátegui Pinto, se ha convertido prácticamente en un intermediario exclusivo para cualquier negociación de otras empresas que desean suministrar productos al gobierno venezolano para surtir la caja CLAP. Además de ser en si misma su principal proveedor.

Todo esto sin que medie un proceso de licitación pública (como lo establece la Ley de Contrataciones Públicas suspendida en su aplicación en enero de 2016 con la entrada en vigencia de la emergencia económica y luego derogada unilateralmente por el propio Maduro a través de la ilegítima ANC en diciembre de 2017) que justifique la preferencia del Ejecutivo con esta firma.

El diputado adelantó que la comisión también detectó que estas empresas vinculadas a Grand Limited han comenzado a operar en Europa Oriental (Polonia por ejemplo) y Emiratos Árabes, “tratando de escapar a los organismos de inteligencia financiera regionales”, determinados a perseguir los capitales venezolanos mal habidos. También iniciaron la investigación por la sospecha de que han abierto operaciones en Chile y en Brasil.

Lee también
Proponen un fondo integral de transporte para el Área Metropolitana

Exigen invertir en el campo

El diputado Freddy Superlano enfatizó que la Asamblea no es contraria a la importación de productos per se, lo que critican es la inexistencia de un plan de inversión en el campo venezolano, además de que se use el hambre de la gente para subyugar su voluntad.

El pasado 13 de septiembre, el diputado Carlos Paparoni (PJ-Mérida) dijo que el Estado ha gastado 1.521 millones de dólares para importar 27 millones de cajas CLAP, que equivalen a tan solo 12 días de comida:

“Si ese dinero se hubiese invertido en producción nacional, hubiésemos producido 7.606.519.800 kilos de comida, lo que equivale a casi nueve meses de alimentos para los venezolanos”.

Entretanto, Superlano indicó que la investigación sigue abierta y que la comisión intercambiará información con la fiscal en el exilio Luisa Ortega y con autoridades colombianas. Además, dijo que consignarán sus resultados en la Contraloría General de la República.

Aclaró que de momento solo han surgido los nombres de los empresarios incluidos en la gráfica que aparece a continuación, y de personeros del Gobierno, pero que no tendrán “ningún prurito en investigar” cualquier nombre que surja de la oposición. “Iremos hasta donde tengamos que llegar. Cada quien que responda por sus hechos”.

Fuente informe Comisión de Contraloría, diputado Freddy Superlano

Fotos cortesía AVN

Vídeos Maru Morales P., Crónica.Uno


Participa en la conversación