El acto más reciente de los antisociales fue un hurto masivo a 17 carros y 4 motos en la Residencia Quintas Aéreas. El concejal por el municipio Libertador, Jesús Armas, indicó que recibe dos denuncias semanales de robos y que son 10 edificios los que han sido vulnerados por delincuentes en los últimos seis meses.

Caracas. Los vecinos de El Paraíso no recuerdan cuándo fue la última vez que se sintieron seguros en casa. Son tantos los ataques, robos y homicidios de los que han sido víctimas, y, a los que las autoridades tanto municipales como nacionales no les han dado respuesta, que han intentado organizarse para hacerle frente a la delincuencia. Sin embargo, se encuentran vulnerables en este sector ubicado en uno de los municipios más peligrosos de la capital.  

La más reciente denuncia por parte de la comunidad fue el pasado domingo 28 de octubre, cuando ingresaron, por lo menos, ocho delincuentes a la Residencia Quintas Aéreas para hurtar 17 carros y cuatro motos. Partieron los vidrios, robaron cauchos, equipos de sonido, baterías y cualquier otra pertenencia que encontraran dentro de los vehículos.

A Beatriz Cardinales le robaron una moto Imperium 2009, que pertenece a su hermano y además, le quebraron el vidrio del asiento trasero derecho de su automovil Aveo 2005. Los ladrones no encontraron nada porque ella asegura que nunca deja cosas de valor en el vehículo. Sin embargo, los dos cauchos fueron hurtados. Se entera de los hechos a las tres de la mañana, cuando el vigilante le toca el timbre con la cara cubierta de sangre por un golpe en la cabeza y con un paño amarrado en su brazo.

No podía ni hablar, solo decía ‘robaron los carros, robaron’. Empecé a gritar, toqué todos los timbres de mi vecino y bajé corriendo al estacionamiento. La mayoría de los carros hurtados eran pequeños. Ni la PNB o GNB aparecieron en el lugar y el Cicpc se presentó al día siguiente en la tarde, luego de que colocamos la denuncia, cuenta Cardinales.

De sus 43 años, tiene casi la mitad viviendo en esta zona, y en los últimos años son varias las oportunidades en que la han intentado robar pero los nervios la han obligado a correr rápido. Así se ha escapado de la violencia. Desde el edificio lanzamos botellas para frustrar los robos. Todos los negocios que están aquí abajo han sido robados, la peluquería, la zapatería. Así como la cauchera de enfrente y, de verdad que los vecinos siempre intentamos lanzar cosas a los ladrones para que se vayan. A veces lo logramos, a veces no. Y aunque llamamos a la policía, no aparecen, agrega.

El concejal por el municipio Libertador, Jesús Armas, sostiene que este patrón de hurtos de vehículos se ha sistematizado en lo que va de año, y sobre todo, ha incrementado en los últimos seis meses. No obstante, explica que es primera vez que ocurre un hurto masivo como este en una misma noche y lugar.

Yo todas las semanas recibo denuncias, por lo menos, dos semanales. Estamos desprotegidos porque Policaracas pareciera que no existiera y los cuadrantes de la Policía Nacional Bolivariana tienen muy poco contacto con los vecinos. A pesar de que no ha habido violencia, los delincuentes han entrado a apartamentos vacíos a robar televisores, prendas o cualquier cosa de valor, comenta Armas.

Otra vecina, Alba Rondón, sí guardaba objetos de valor en la camioneta Fortuner 2011 de su padre, quien se encuentra actualmente en Estados Unidos. Luego de que rompieron los vidrios, los delincuentes hurtaron dos computadoras y el reproductor de sonido. También le rompieron el conducto del aire.

Yo hace poco tuve una mudanza, por eso tenía esas computadoras. Es primera vez que se meten en este edificio. Imagínate, yo siempre he sido miedosa en salir en la noche. Siempre me quedo en casa, pero ya ni en mi propio hogar me puedo sentir segura. Y pienso, ¿si ese sábado hubiese salido y llegado en la madrugada a mi casa?, dice Rondón, quien es comerciante de 27 años, y tiene más de 15 viviendo en las Quintas Las Aéreas.

Terror en la avenida José Antonio Páez

Lee también
"Ya son casi tres años desaparecidas y solo nos queda tener fe en Dios"

Durante las protestas de 2017, la avenida Páez funcionó como uno de los espacios para los manifestantes expresar su descontento en contra del presidente Nicolás Maduro. Los actos tuvieron sus consecuencias. Muchos edificios se mantienen destruidos por la represión y allanamientos de los cuerpos de seguridad del Estado en ese entonces. Algunos vecinos aseveran que la violencia se ha incrementado desde esa fecha, si bien la mayoría mantiene que la paz nunca ha existido en este lugar.

En la avenida Páez todos hemos sido víctimas de la delincuencia. En nuestro edificio organizamos un grupo de protección y bajamos constantemente cada vez que escuchamos un ruido extraño. De hecho, el otro día logramos agarrar a un ladrón mientras otros dos se escaparon. No han vuelto más y eso fue hace como un mes. Al parecer los asustamos, hubo golpes y demás. Cuando no tienes ningún tipo de respaldo son los propios vecinos que se tienen que unir, y así lo hemos hecho, expresa Sofía Santaniello, quien tiene 13 años viviendo el edificio Loreto.

Según las denuncias que ha contabilizado Jesús Armas, 10 edificios se han visto vulnerados por actos delictivos, tanto en esta avenida como en sus cercanías. Entre ellos, está la Residencia Victoria, dónde vive el dirigente de Primero Justicia, quien la semana pasada también fue víctima de hurto cuando encontró que su automóvil no tenía la batería. Las otras viviendas son: Residencia 2000, Residencia Paraíso, Terrazas Paraíso, Paraíso Plaza, La Arboleda, Residencia Loreto, Quinta Las Aéreas y Residencia Dacota.

En Residencia Dacota vive Hafia Haddad, comerciante de 56 años. Ella ha observado un patrón en los ladrones. Según su experiencia, ingresan al edificio los martes en la madrugada. A su juicio, la violencia en El Paraíso ha incrementado luego de que construyeron el complejo de Misión Vivienda hace más de 8 años a la altura del Puente Los leones. Desde ese mismo puente narra que los antisociales le lanzan piedras a los carros mientras circulan, para luego robarlos. “Hace dos años a mi vecina la amordazaron y amarraron en su apartamento. Ella vive en el piso 3”, recuerda.

Por su parte, los habitantes de la Residencia La Arboleda, en la avenida O’Higgins denunciaron que en la madrugada del pasado 29 de octubre, 10 encapuchados intentaron ingresar al estacionamiento. Pero los vecinos estaban alerta por lo ocurrido en la residencia Quinta Las Aéreas y los alejaron lanzándole objetos.

Según los estudios del Observatorio de Incidencia Delictiva que dirige Armas, El Paraíso se encuentra como la cuarta parroquia con más homicidios entre las 22 que componen el municipio Libertador, con un total de 37 asesinatos entre mayo y septiembre de este año. En primer lugar está la parroquia Sucre, con 59 homicidios. Durante este período contabilizaron 403 homicidios en dicho municipio.


Participa en la conversación