La gente lleva bombonas de gas en las camionetas y en el Metro y se olvidan de que pueden explotar

bombonas de gas

La manipulación de estos envases, según fuentes de Protección Civil, deben hacerla los adultos, pues implica no un entrenamiento, pero sí mucha precaución; incluso hasta la ropa que deben usar para cargarlas debe ser adecuada. Estas condiciones no se cumplen y menos ahora cuando hay una crisis por desabastecimiento y se ve a la gente llevándolas en hombros, en carritos de mercado, una sobre otra de manera horizontal y sobre carretillas.

Caracas. Para precisar las irregularidades que se dan dentro del transporte público –superficial o subterráneo– no se necesita un doctorado. Se ha dicho que los pasajeros viajan como sardinas en lata y sin ningún tipo de seguridad; a ello se le suma el que ahora dentro de un vagón o una camioneta, además de maletas y sacos de comida que incomodan a los usuarios, hay atravesadas bombonas de gas doméstico.

La manipulación de estos envases, según fuentes de Protección Civil, deben hacerla los adultos, pues implica no un entrenamiento, pero sí mucha precaución, incluso se debe usar una ropa adecuada para cargarlas. Pero estas recomendaciones no se cumplen y menos ahora ante la crisis de desabastecimiento de gas doméstico: se ve a la gente llevando bombonas en hombros, en carritos de mercado, una sobre otra de manera horizontal y sobre carretillas.

Luego de pasadas las penurias para conseguir el producto que ya no se distribuye directamente en los barrios, ni puerta a puerta, los vecinos van con sus cilindros ya recargados de un lado a otro. Cruzan municipios incluso y usan el transporte público y el Metro. En las camionetas las usan hasta como asientos. Las ponen cerca de la tapa del motor y el chofer no presta atención a esta irregularidad –algunos fuman cigarros sin importarles–, lo que pone en riesgo muchas vidas, dentro y fuera de la unidad.

“Las bombonas deben ser manipuladas solo por adultos, quienes deben transportarlas en posición vertical, colocarlas sobre un piso firme lo más retiradas de sitios cerrados sin entrada de aire y no se deben apoyar objetos sobre ellas”, dijo el funcionario de PC.

Pero eso no es lo que ocurre. Claro, no es nada nuevo. Los vecinos de las barriadas caraqueñas siempre han trasladado bombonas, pero nunca como ahora.

Lee también
Corte de energía eléctrica dejó sin luz sectores del oeste, centro y este de Caracas

“Estos envases no están diseñados para ser trasladados de esta forma. Las normas Covenin no lo permiten. Siempre las compañías distribuidoras las llevaban a destino y las cambiaban cuando estaban deterioradas. El personal a cargo del despacho sabía cómo almacenarlas. No las tiraban, las colocaban de manera vertical. Ahora se ve que las llevan de cualquier forma, permiten que se golpeen, que salten unas sobre otras y luego, los compradores las llevan a sus casas como si se tratara de un bolso. Eso es muy peligroso”, explicó una ingeniero químico que estuvo por mucho tiempo adscrita al área de inspección del Ministerio del Ambiente y que por las mismas razones laborales pidió que se reservara su identidad.

Hay niños cargando los cilindros y lo menos que saben ellos es si la válvula de seguridad está en buen estado. Tampoco se percatan si cuando compran el gas la bombona está corroída o abollada. “Esto es un producto que tiene que estar en muy bien estado físico. De hecho, Psvsa-Gas cambiaba las que estaban deterioradas, por eso el traslado no debe hacerse usando el transporte público ni el Metro. Eso es como si cada quien estuviera cargando una granada encima. Por eso está prohibida la manipulación de las bombonas de forma ligera”, destacó.

Luis Alberto Salazar, ingeniero a cargo del Comité de Usuarios del Transporte Público, comentó que cuando estaban en pleno uso las perreras (en Caracas) observó que en medio de los pasajeros también se colaban las bombonas de gas y refrendó lo mismo que la ex funcionaria de Ambiente: no está permitido.

Lee también
Empresas básicas y Pdvsa adeudan suma multimillonaria a clínicas privadas en Ciudad Guayana

La gente por desconocimiento, por la emergencia y por el desespero no toma en cuenta este riesgo latente.

El gas no solo se ha distribuido en camiones, también se ha almacenado en casas (la avenida Morán-municipio Libertador es una muestra), se ha incluido en el Clap, a través de los consejos comunales. Ya la distribución puerta a puerta no se cumple. El gas se bachaquea como si se tratara de un producto nocivo. Su mal uso puede generar una deflagración del cilindro de las bombonas gas y producir una explosión.

Bombonas de gas: riesgo sobre ruedas  

El profesor y planificador ambiental y social Hernán Papaterra se refirió a que cada vez más el pésimo servicio de gas doméstico que se presta en todo el país se convierte en un riesgo creciente de desastre ambiental, sanitario y de seguridad pública, dado que su gestión y manejo  se realiza al margen de todas las normas técnicas nacionales e internacionales.

«Cilindros o bombonas conteniendo propano o butano se venden con fugas, sin sellos o en malas condiciones, muestran abolladuras, fracturas por golpes, sucias por aceites y grasas, expuestas al inclemente sol, con daños en sus válvulas y fallas en el regulador. El manejo incorrecto de estas  válvulas es peligroso. Puede provocar accidentes de alto riesgo. No pueden ser rodados por las calles, deben ser trasladados en una carretilla utilizando cuerdas para asegurarlos durante el trayecto. Requieren ser transportados en posición vertical y nunca horizontal», recalcó Papaterra.

La población debe tomar conciencia, pues estos productos y su contenido de gas licuado de petróleo son inflamables. «Cuando se escapa y se vaporiza, se enciende violentamente con la menor llama, chispa o cualquier fuente de calor cercana. Las buenas prácticas de transportación y manipulación son la clave para preservar nuestras vidas y proteger el medio ambiente».

Lee también
Pdvsa suspendió producción de empresa con Chevron por fallas de almacenamiento

Papaterra, además, denunció que es conocida la impericia de quienes laboran en la empresa Pdvsa-Gas Comunal, empresa que ejecuta el monopolio de la prestación del deficiente servicio. «Pero el ciudadano, el usuario, debe hacer unas reglas mínimas indispensables para evitar exponerse en riesgo por uso inadecuado y transporte imprudente de las bombonas de propano o butano.

Recomendaciones: 

*Hacer mantenimiento a los cilindros y tanques.

*Destrucción de cilindros inutilizados.

*Mantener normas de seguridad en los camiones de transporte.

*Retiro de cilindros con plazos vencidos para la inspección periódica y los dañados.

*Mantener la calidad de los tanques conforme a especificaciones determinadas en normas Pdvsa, Sencamer y Fondo Normas Covenin.

*Renovación de pintado de cilindros, al igual que de las flotas de transporte propias de cada empresa distribuidora y de reparto.

*Permanente capacitación de personal de los subdistribuidores.

Foto: Luis Morillo

Participa en la conversación