La novena magallanera y la tribu insular afinaron sus piezas con miras al inicio de la temporada 2017-2018 que arranca el 10 de octubre.

San Joaquín (Carabobo). El resultado final de un partido de pretemporada suele ser el aspecto menos importante para los mánagers. No obstante, al piloto encargado de los Bravos de Margarita, Reinaldo Ruiz, le gustó mucho la manera en que los insulares reaccionaron en el octavo y noveno inning para remontar un déficit en la pizarra que llegó a ser de 7-1 y dejaron en el terreno al Magallanes 8-7 con un cuadrangular de tres rayitas de Carlos Durán. Fue el primer amistoso de turcos y fúricos y se jugó en el Centro de Desarrollo Deportivo de Empresas Polar en San Joaquín.

“No nos rendimos nunca. Fuimos haciendo las carreras en el octavo y noveno. El pitcheo hizo una buena labor al mantener la pizarra allí”, analizó Ruiz, quien tiene una mezcla de mucha juventud con algunos experimentados en la cueva.

“Para muchos de ellos es la primera vez que juegan en esta liga y sí se notó el nerviosismo, pero pudimos hacer el trabajo y voltear la pizarra”, apuntó el piloto, que el pasado martes recibió las incorporaciones de Gabriel Noriega y los importados Manny Corpas Scott Maine y Anthony Marzi. En el desfile de lanzadores que caracterizó el cotejo vespertino, el técnico que ocupa temporalmente el puesto de Henry Blanco le dio la bola de inicio a Anthony Ortega y para el choque inaugural del próximo martes ante Caribes confirmó como abridor a Omar Bencomo Jr.

La nave dio palo

Lee también
Adonis y Vargas en los libros por las tablas fuera del parque

En la acera de enfrente, el Magallanes disfrutó del score hasta el último inning al que llegó en ventaja 7-3, en parte gracias a las conexiones de largo metraje del dominicano Jesús Valdez, Alberth Martínez y Rayder Ascanio. Al timonel carabobeño, Omar Malavé, le gustó sobremanera el swing del foráneo.

“Se vio muy bien. Desde que llegó me gustó su swing. Hoy demostró que va a ayudar mucho a la causa magallanera”, señaló Malavé. El estratega de la “visita” mandó a la lomita al zurdo Ismael Guillón, quien tiró dos episodios sin conceder mayores libertades. “La mayoría de los lanzadores me gustaron. Al final hay que hacer pequeños ajustes”, apuntó el mánager de la nave al ser consultado sobre los brazos que vieron acción.

El choque que se disputó con bastante público en las pequeñas tribunas del complejo donde Bravos se prepara para la campaña tuvo la particularidad de no terminar con el jonrón con dos a bordo de Durán que “terreneó al Magallanes. Aún con la desventaja decisiva al relevo turco se le permitió sacar el out 27.

Foto: Prensa Navegantes



Participa en la conversación