El presidente de la Fesoca, José Ricardo Álvarez, indicó que el sector se encuentra en emergencia.

Caracas. Las fallas de abastecimiento con el azúcar persistirán, debido a que los cañicultores enfrentan restricciones para garantizar la producción.

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Cañicultores (Fesoca), José Ricardo Álvarez, señaló que para la nueva zafra los cañicultores no han recibido suficientes fertilizantes, tampoco hay repuestos para la maquinaria y además no se consiguen lubricantes y aceites.

Los productores comentaron que han tenido problemas con los insumos debido a que Agropatria asigna muy poco, para los repuestos no han aprobado dólares oficiales y aquellos que optan por seguir operando han tenido recurrir al mercado paralelo. La falta de lubricantes responde a la menor capacidad de refinación e importación de Pdvsa.

A las fallas operativas se suman los precios. Los cañicultores piden precios acordes. Cuando arrancó la zafra de 2016-2017 se fijó un importe de 460 bolívares, pero los costos se han disparado por la inflación. A septiembre, los productores solicitaron un precio de 10.148 bolívares, pero en ese período un kilo de azúcar importada superaba los 31.000 bolívares.

Lee también
Canasta alimentaria en septiembre aumentó 38,8% y asciende a Bs. 1,8 millones

Según el Cenda, el rubro que más aumentó en septiembre fue el azúcar, cuya variación fue 98 %.

Álvarez comentó que hace un mes se realizaron las mesas con el Gobierno para definir los precios y en aquel momento se acordó que el kilo de azúcar estaría en 7000 bolívares, pero apuntó que desde mediados de septiembre no ha habido más reuniones.

Ante las limitaciones para incrementar la producción, los cañicultores indicaron que el sector está en emergencia. Tanto los centrales azucareros privados como estatales tienen dificultades.

Comentaron que, por ejemplo, de los 10 centrales estatales, cuatro funcionan, pero solo uno (Majagua) tuvo una molienda aceptable.

Los centrales estatales generan 20 % del azúcar y los privados, 80 %.

Foto: Archivo



Participa en la conversación