Los profesores agremiados también se pronunciaron en contra del anuncio de la AN, órgano al que acusaron de desconocer el funcionamiento de la actividad académica

Redacción Crónica Uno
Mabel Sarmiento Garmendia/@mabelsarmiento

Caracas. Este miércoles la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (UCV) se manifestó en contra de la solicitud hecha por la Asamblea Nacional en rechazo a la paralización de las universidades autónomas.

Víctor Márquez, presidente de la APUCV, quien estuvo acompañado por miembros de la junta directiva del gremio docente ucevista, así como por representantes de la Asociación de Profesionales Universitarios en Funciones Administrativas y Técnicas de la UCV, e integrantes de la Asociación de Profesores de la UPEL, dijo que la AN muestra un profundo desconocimiento de las actividades que realizan las universidades autónomas, al afirmar que están paralizadas.

“Como instituciones desarrollamos docencia de pre y postgrado, investigación, extensión y académico-administrativas. La decisión de no reiniciar de actividades docentes es resultado de las ausencia de los insumos necesarios para el funcionamiento institucional, consecuencia directa de la asignación de un presupuesto universitario deficitario desde el año 2007. El resto de las actividades institucionales no se encuentran paralizadas”, dijo.

A través de un comunicado, señalaron que el Estado venezolano es el garante de la educación del pueblo y que el Parlamento reconoce que 62% del sistema universitario tiene carácter privado y apenas 38% es responsabilidad del Estado. “De esta manera ponen en evidencia su incumplimiento del texto constitucional”.

Subrayó que ven con preocupación que el Poder Legislativo, cuya función primordial es el debate de ideas, haga uso de términos que no se corresponden con la realidad.

Lee también
Asamblea Nacional aprobó acuerdo que ratifica ilegalidad de la emisión del bono 2020

Dijo que “denominan a nuestra Federación como Fapup cuando sus siglas son otras Fapuv; también nos acusan de conducir a la universidad al “campo del ocio” cuando su significado está  referido al uso del tiempo libre de una persona; se refieren a un ‘estado de sitio’ que presentan las universidades, cuando este constituye un régimen de excepción que debe ser declarado por el Poder Ejecutivo, en particular por el Jefe de Estado, y con la autorización del órgano legislativo; hablan de Universidades secuestradas, cuando ese es un delito que consiste en privar de la libertad de forma ilícita a una persona o grupo de personas”.

Los agremiados sostuvieron que las causas de la actual crisis universitaria han sido informadas al Ministro por los Consejos Universitarios, los Decanos de la UCV,  la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv) y por el movimiento estudiantil y allí encontrarán las razones del no reinicio de actividades docentes.

“Básicamente el presupuesto universitario es elaborado sin libertad, pues el Ejecutivo Nacional le pone una camisa de fuerza a su formulación y desde el año 2007 no solo tiene carácter deficitario, sino que ha ido afectando los fines institucionales. El 80% se destina al pago de un personal con sueldos miserables que no les permite adquirir la canasta alimentaria. El 10% a unas providencias estudiantiles donde la beca asciende a  Bs. 2.000, y solo el 10% para los fines de la institución. Así, la Escuela de Ingeniería Civil tiene un presupuesto anual de 61.712 Bolívares y el costo de un tóner asciende a Bs. 78.000. La formulación presupuestaria no es objeto de discusión por el Consejo Nacional de Universidades”, explicaron los profesores”.

Lee también
Estudiantes se montan en un plan para salvar a la universidad Lisandro Alvarado

Destacaron que los paros forman parte de la vida cotidiana de las universidades. “La mayoría de las veces no son de los docentes, sino de otros sectores laborales en defensa de sus legítimos derechos, pero las únicas acciones estigmatizadas por el Gobierno son las emprendidas por nosotros los profesores”.

Más pronunciamientos

Hasler Iglesias, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, respondió al planteamiento formulado por la bancada oficialista de la Asamblea Nacional, de intervenir las universidades que se encuentran en paro por la crisis presupuestaria que afecta al sector.

“Lo que vimos ayer en la Asamblea Nacional es una grosería y un gran insulto a la universidad y a la educación venezolana, diciendo que son las universidades las que perjudican al Estado”, manifestó el titular de la FCU-UCV al encabezar este miércoles la “toma” del bulevar de Sabana Grande, acción de calle que se efectuó en rechazo a la postura del poder Legislativo.

El estudiante de Ingeniería Química dijo que el Gobierno conoce de sobra los verdaderos argumentos que privan para la protesta de los bachilleres. “Hemos ido tres veces al ministerio, una vez a la Defensoría, una vez a la vicepresidencia de la república y no les ha dado la gana de resolver el caos que estamos viviendo 300 mil jóvenes en 18 universidades del país”.

CSf9Fg9W4AAF0dT
Los estudiantes durante la toma del bulevar de Sabana Grande fueron cercados por los policías

Participa en la conversación