El combinado criollo no pudo imponer su propuesta defensiva ante un quinteto europeo que se mostró superior en todas las facetas del juego.

Caracas. La Vinotinto no acertó su apuesta defensiva. No pudo limitar a menos de 70 puntos a la ofensiva de Polonia. Y mucho menos pudo encontrar la regularidad en la ofensiva. El bando europeo la superó en todas las facetas del juego y se impuso 80-69, en el primer choque del Mundial China 2019.

Con un cinco inicial compuesto por Heissler Guillent, Dwight Lewis, Miguel Ruiz, José Vargas y Néstor Colmenares, los venezolanos salieron con mucho ímpetu, actitud y orden defensivo para hacer frente a una escuadra rival que a la larga hizo valer su jerarquía física y su mayor precisión al ejecutar en el tabloncillo. La imposibilidad de ceñirse al plan de juego pasó factura, comentó tras el cotejo Pedro Chourio.

Fue un mal partido para nosotros. Nos salimos del plan de juego que traíamos y esa fue la diferencia. No pudimos venir de atrás porque ellos sacaron una buena diferencia y se mantuvieron agresivos, explicó

En la primera mitad, el quinteto criollo inició con una inesperada e irreal seguidilla de cinco triples en el primer cuarto. En la defensa, el quinteto criollo le cerró el perímetro a Polonia en los primeros 10 minutos, pero descuidó el juego interno, cometió varias faltas innecesarias y envió a la raya de tiros libres a un atinado bando europeo que acertó 10 de 12 en la primera parte.

El coach Fernando Duró rápidamente apeló a una amplia rotación para intentar mantener la intensidad defensiva, pero los 22 puntos que permitió el combinado venezolano desdicen la efectividad del repliegue criollo. Con todo, y en buena medida por la puntería desde la larga distancia, Venezuela cerró el primer período arriba 24-22, 15 de esos puntos llegaron por la vía perimetral.

Lee también
La Vinotinto de básquet no creyó en cuentos chinos y avanzó a octavos

El segundo período fue desfavorable para los suramericanos. Polonia embocó un par de triples y la Vinotinto falló todos sus intentos. La ofensiva apenas anotó 12 puntos, no encontró tiros fáciles y, pese a estar arriba 32-28 a casi seis minutos, no encontró los espacios en lo interno y perdió la brújula en el perímetro. Ese bajón dificultó la labor defensiva y los ocho balones perdidos tampoco ayudaron. Los europeos se fueron al descanso con un 44-36 a favor.

La seguidilla 6-0 en la reanudación auguró una reacción venezolana, que no se concretó. La ofensiva siguió con sus inconsistencias y apenas a falta de 1:25 consiguió el sexto triple del encuentro tras un 15-0 por intermedio de Chourio. El porcentaje perimetral de los polacos siguió siendo bajo, pero bajo el tablero el equipo de Mike Taylor dominó nuevamente y mantuvo la diferencia de nueve tantos 60-51.

En el último cuarto, el bache ofensivo criollo se agudizó y la defensa no pudo mantener el orden. Polonia empezó a tomar tiros abiertos con poca oposición y se despegó en la pizarra. Mención aparte merece el nivel de acierto de los polacos desde la línea de tiro libres. Encestaron 18 de 25 para un elevado 72 %. Por allí también se explica el desenlace del partido.

Los mejores anotadores por Venezuela fueron Chourio con 15 puntos y Colmenares con 14. Por Polonia destacaron Michal Sokolowski con 16 tantos y Mateusz Ponitka con 15. La Vinotinto volverá al tabloncillo el lunes a las 4:00 a. m. ante Costa de Marfil.


Participa en la conversación