Hay al menos tres obras que ya no tienen las placas de bronce que las identifican. Para evitar otros robos han desmontado la pieza y la resguardan en un sitio más seguro.

Caracas. La Universidad Central de Venezuela (UCV) ya no es un campus seguro y confiable, los estudiantes son las principales víctimas de los ladrones y ya están hartos de que estos merodeen por los pasillos. Para colmo de males, ahora los delincuentes se han dado cuenta de que pueden robar hasta las placas que identifican a las esculturas y bustos que integran el patrimonio.

“Siempre paso por la Plaza del Rectorado y hace poco vi que el busto de José María Varga ya no tenía la placa que lo identificaba, le pregunté a uno de los encargados de seguridad y me dijo: ‘a lo mejor se la robaron en diciembre cuando no había mucha gente aquí en la UCV’”, relató Sandra Ruíz, estudiante del quinto semestre de Nutrición y Dietética.

La facultad donde estudia Ruíz queda próxima a la antes llamada “Plaza Vacía”, pero no solo esa obra fue ultrajada: la puerta Tamanaco, que da hacia Plaza Venezuela, es conocida por tener uno de los homenajes más significativos hechos a una estudiante fallecida durante las protestas estudiantiles del 91 —época de la represión estudiantil por parte del gobierno de Carlos Andrés Pérez. “Aquí cayó Belinda Álvarez, a quien quisiéramos recordar también como la última estudiante asesinada por la policía el día 3 – 4 – 1991. Escuela de Trabajo Social”. Citaba la placa en honor a la presidenta del Centro de Estudiantes de la Escuela de Trabajo Social de aquel entonces. Hoy en día el homenaje, que muchos alumnos leían al pasar, ya no está.

Lee también
La UCV no halla a qué santo rezarle para acabar con la inseguridad
img_20170110_132631
Encima de la estructura de concreto estaba la placa en homenaje a Belinda Álvarez.

Según uno de los funcionarios del cuerpo de seguridad de la UCV, quien no quiso identificarse para evitar problemas con sus supervisores, un día llegaron en la mañana y ya no estaba la placa. Comentó que el material con el que estaba hecha era de bronce, “al igual que casi todas las placas en toda la universidad”.

El equipo de Crónica.Uno realizó un recorrido por varias facultades y espacios de esa alma máter para constatar el estado de los demás bustos y placas informativas y conmemorativas del recinto. La que identificaba a la Plaza del Rectorado con su fecha de inauguración tampoco está en su lugar.

Son tres placas de bronce que ya no existen en la UCV.

Extraoficialmente, se conoció que para evitar que delincuentes se roben otras que están en los espacios públicos, personal de la UCV decidió retirarlas y resguardarlas en otros sitios más seguros.

También se solicitó información en la Dirección de Cultura pero alegaron que “estaban en hora de almuerzo” y no podían ofrecer una entrevista.

“Que se comentan esos delitos es muy grave, porque atentan en contra de una estructura que es Patrimonio Cultural de la Humanidad declarado por la Unesco, y lo peor es que nadie hace nada, o lo poco que hacen es quitar las que quedan por miedo a que se las lleven”, aseveró Luis Bergolla, quien es abogado egresado de esa universidad.

Fotos: Charlie Barrera



Participa en la conversación