Los empleados de las industrias y comercios en el interior del país tienen dificultades para llegar a sus puestos de trabajo.

Caracas. En los sectores de manufactura y comercio, la crisis empeora. Los privados además de las restricciones en las autorizaciones de divisas y las regulaciones, enfrentan fallas con los servicios de transporte, electricidad y agua, y por tal motivo, hay industrias que en varias partes del país operan a 40 % de su capacidad.

Los problemas de abastecimiento que padecen los ciudadanos responden no solo a la baja producción sino también a las dificultades con el despacho de alimentos y otros rubros, y dichas limitaciones se deben a que no hay suficientes unidades de transporte para distribuir.

Gran parte de las hortalizas se generan en los estados andinos, pero su distribución tiene obstáculos. 70 % del transporte en esas entidades está paralizado debido a la escasez de repuestos y lubricantes, indicó el presidente de Fedecámaras Trujillo, Ricardo Berrío, quien apuntó que además “los fletes se han encarecido y muchos transportistas han dejado de prestar servicios por la inseguridad en las vías”.

Desde hace más de 10 años el sector automotor enfrenta un retroceso por la disminución en la entrega de billetes verdes, por tal motivo, hay menos vehículos particulares y de carga así como de transporte público, y la disponibilidad de autorpartes es baja.

Por tanto, camiones y unidades para el traslado de las personas es cada vez menor. La crisis del transporte público incide en la producción de las industrias, porque a los trabajadores les cuesta llegar.

Carlos González, presidente de Fedecámaras Carabobo, explicó que en las zonas industriales de Carabobo y Aragua, algunas empresas han optado por ofrecer servicio privado de transporte para buscar y dejar a los empleados en determinados puntos, otras están entregando bonos de transporte. Comentó que cuando las dificultades con las unidades son muy fuertes, los empleados no llegan, lo que implica un aumento del ausentismo.

Lee también
Ceofanb intensifica las fiscalizaciones en el Mercado Mayor de Coche

Lo que sucede en los estados centrales se repite en otras entidades. En Apure y Portuguesa, los comercios tienen que afrontar la falta de personal por la menor cantidad de unidades y efectivo.

Vito Venceslao de Fedecámaras Apure expresó que en ese estado apenas trabaja 45 % del transporte público, y Omar El Chumary, presidente de Fedecámaras Portuguesa añadió que “en la entidad la ausencia de repuestos afecta el transporte, y muchos se trasladan en unidades improvisadas, que no están en buenas condiciones”.

A las fallas de transporte, se añaden las interrupciones del servicio eléctric, pues la crisis eléctrica de 2009 sigue sin superarse. Aunque las autoridades han asegurado que las fallas se solventaron, la realidad es que los problemas han seguido y en este año 2018 hay estados que tienen luz por horas.

Venceslao agregó que “por los cortes de luz los comercios se paralizan, dado que tampoco funciona el internet, y no se pueden usar los puntos de venta. Las personas se molestan pero así no se puede operar. Adicionalmente, se han dañado equipos que no se pueden reponer, porque los ingresos no alcanzan. Hora cerrada es pérdida”.

Desde mediados de marzo, el Gobierno aplica un plan de racionamiento eléctrico en los estados:  Apure, Barinas, Mérida, Portuguesa, Táchira y Trujillo por cuatro horas, tiempo que se ha extendido.

Berrío expresó que de las pequeñas y medianas industrias que están produciendo en Táchira, 50 % están paralizadas por la falta luz. “Hay un irrespeto al cronograma”.

En varias entidades los comercios y las industrias no tienen plantas eléctricas propias por lo que dependen del sistema nacional. Pero aquellos que sí se pueden autoabastecerse tienen dificultades con el combustible.

Lee también
Crisis en servicio de agua colmó la paciencia de habitantes de Barcelona

En Carabobo, González comentó que las empresas tienen sus plantas, sin embargo, no hay suficiente combustible para que puedan operar. Esa disminución en gas y diésel responde a la menor producción y refinación de Pdvsa.

El presidente de Fedecámaras en ese estado central expresó que los problemas con los servicios se extienden al agua. “El suministro es irregular y el agua es de mala calidad”.

La paralización

Ante los obstáculos, las industrias operan al mínimo.

  • En Carabobo, apenas 20 % de las empresas de la zona industrial está trabajando, y a un 40 % de su capacidad, indicó González. De los privados que mantienen operaciones, hay varios que no saben si terminarán el 2018.
  • Esta situación pasa en Táchira, donde las medianas industrias están a 40 % de su capacidad.
  • El comercio en estados como Apure o Portuguesa se encuentran a medias.

Foto referencial



Participa en la conversación