Desde el lunes 7 de mayo hay un bote de agua en el pasillo entre Hemodiálisis y la hospitalización de Nefrología. La Dirección está notificada del evento. A las 5:00 p. m. del miércoles 9 todavía no se había hecho cargo de la irregularidad.

Caracas. En el pasillo que está entre la Unidad de Hemodiálisis y la sala de hospitalización del Servicio de Nefrología hay un bote de agua, producto de una filtración, que ya está generando un pozo preocupante.

La doctora Belén Arteaga, jefa del servicio, dijo que esta irregularidad se produce desde el día lunes 7 de mayo. Ya en una oportunidad pasó. No se trata de si es de cloacas o agua limpia. Resulta que en ninguna condición podemos tener filtraciones dentro del hospital. Es un foco contaminante venga de donde venga.

La pared donde ocurre la filtración tiene daños causados por humedad. De hecho, le hicieron reparaciones, que ya se están deteriorando con el paso del agua.

La atención en el servicio no se ha interrumpido. Sin embargo, genera molestias al personal de salud, a los pacientes y a sus representantes, porque eso es un caldo de cultivo para la proliferación de bacterias, y más aún, cuando la dotación de antibióticos es irregular.

La doctora Arteaga informó que la Dirección del hospital fue notificada. Sin embargo, a las 5:00 p. m. de este miércoles todavía no se había hecho una inspección en el sitio.

En estos momentos la Unidad de Hemodiálisis está recibiendo 22 pacientes y en la sala de hospitalización están recluidos cinco. No hay más cupo debido a que no tenemos personal para la asistencia, faltan médicos y enfermeras, acotó la especialista.

Este miércoles los jefes de servicio se reunieron con la directiva. Les informaron que llegaron unos antibióticos y una compra que se le hizo a la OPS de inmunosupresores, dotación que todavía no ha entrado a la farmacia del hospital.

Foto referencial: Angeliana Escalona



Participa en la conversación