Los gastos de remodelar el hogar sobrepasan por mucho el ingreso de los venezolanos. Una galón de pintura de caucho puede costar entre 725.000 bolívares y 2,6 millones de bolívares.

Caracas. Alexander Batista es contador público y tiene planificado hacer una reparación en su casa que implica corregir una filtración y pintar las paredes de una sola habitación. Su presupuesto solamente alcanza para dicho arreglo, tenía la intención de pintar toda la casa pero no le alcanza el dinero.

Batista, quien teme por el tiempo que tarde en adquirir los implementos, cree que se verá en la obligación de gastar más plata. Poco a poco ha adquirido algunos insumos. “Hace dos meses compré el  mastique y la pintura en 40.000 bolívares porque sabía que aumentarían de precio. Hoy la misma pintura está por encima de 200.000 bolívares”, agregó.

Joana Velazquez comenta que cada dos años acostumbraba a pintar su casa, pero desde hace tiempo la tradición ha sido diferente. “No me rinde el dinero y creo que, tanto para mí como para otras personas, la prioridad es la comida”.

Para pintar y frisar, si consiguen los artículos más baratos, se requiere de un presupuesto de 460.000 bolívares. En un recorrido de Crónica.Uno realizado por ferreterías se constató que las pinturas más económicas pueden oscilar entre 319.300 y 428.000 bolívares, mientras que los galones de pintura de caucho van desde 725.000 y 2,6 millones de bolívares.

En la compra de herramientas se necesitan al menos 600.000 bolívares. En los negocios, un destonillador puede alcanzar el precio de 100.000 bolívares; una llave inglesa puede costar entre 243.000 y 605.000 bolívares; una brocha ronda los 129.000 bolívares, en promedio, y  una manguera de baño puede costar, por lo menos, 140.000 bolívares.

Lee también
Alza constante en precios de artículos de higiene obliga a los ciudadanos a “rendirlos”

Si se requieren hacer arreglos en los baños, el presupuesto más económico puede estar en 1 millón de bolívares. 

Mientras que una ducha corona de plástico ya repasa los 300.000 bolívares, una ducha básica puede alcanzar los 2,6 millones de bolívares.

Por su parte, un mecanismo inodoro importado puede costar entre 589.000 bolívares y 850.000 bolívares, en tanto que los mecanismos de drenaje hechos en Venezuela pueden variar entre los 86.900 y 253.000 bolívares, como mínimo.

Mientras tanto, una canilla que en marzo de este año costaba 6.000 bolívares, hoy oscila alrededor de los 148.000 bolívares, en promedio.

Más gastos 

Los materiales eléctricos también se han encarecido y en un breaker, tomacorriente, bombillo y socate las personas tienen que gastar por lo bajito 200.000 bolívares.

Clara Sánchez, encargada de Electrosan, declaró que los repuestos eléctricos no se quedan atrás en la lista inflacionaria. Un breaker que costaba 19.000 bolívares, hoy puede estar entre los 30.000 y 429.000 bolívares.

Antes podíamos comprar bastante mercancía, pero los precios están por las nubes y no podemos pagarlo. Ahora no le ganamos ni 30 % de lo que manda la ley. En ocasiones la ganancia queda por debajo del precio al que reponemos la mercancía, agregó Sánchez.

En Electrosan han dejado de adquirir breakers, tableros y hasta bombillos ahorradores por el costo del producto por unidad. Dependiendo de cuál sea el lugar de preferencia del cliente, en el casco histórico de Chacao se podría adquirir un bombillo ahorrador desde 96.2000 bolívares pasando por los 221.000 bolívares y así sucesivamente. Frente a esto, los encargados de la tienda Electrosan han optado por vender bombillos incandescentes en 26.000 bolívares.

Lee también
Sequía de divisas oficiales y fabricación de bolívares del BCV impactan en el mercado paralelo

“Octubre fue un mes pésimo para las ventas. Hubo días que cerramos la caja y teníamos apenas 10 clientes durante toda una mañana”, contó Sánchez y añadió que a pesar de esa situación, igualmente debían pagarle a los empleados y correr con los gatos de operaciones.

Foto Luis Miguel Cáceres



Participa en la conversación