A Desireé Machuca, de 10 años, la internaron el sábado en el hospital de San Félix con los síntomas de la enfermedad. Murió en la madrugada del domingo.

Ciudad Guayana. La difteria mató este domingo a una niña de 10 años. La víctima número 25 —según los casos conocidos— desde que reapareció la enfermedad en abril de 2016, es Desireé Machuca.

Llegó el sábado al hospital Doctor Raúl Leoni, en Guaiparo, San Félix. Cuando los médicos la examinaron, no dudaron sobre lo que tenía: la inflamación blanquecina en la garganta les confirmó que tenía difteria.

Estuvo recluida poco tiempo y no pudo hacerse mucho: murió a las pocas horas de su ingreso, en la madrugada del domingo.

Al igual que Eliannys Medina Vivas, de nueve años, era de Pariaguán, estado Anzoátegui. Medina Vivas murió el 18 de enero, luego de recorrer con su familia centros asistenciales de esa población, de El Tigre, de Puerto Ordaz y, finalmente, de San Félix.

Lee también
La difteria cobró la primera víctima de 2017

A medias

El hospital de San Félix no cuenta con espacios adecuados para el tratamiento de la difteria. Es lógico si se toma en cuenta que la enfermedad había sido erradicada de Venezuela hace más de dos décadas.

En abril reapareció en el municipio Sifontes, y aunque el Gobierno lo supo desde entonces, prefirió ocultarlo hasta que comenzaron a conocerse los casos y las muertes.

En Guaiparo, como se conoce en Ciudad Guayana al hospital Doctor Raúl Leoni, está habilitada un área improvisada para mantener a los pacientes de difteria. En septiembre, la emergencia se mantuvo cerrada por la contingencia. Hoy al igual que entonces, el hermetismo continúa.

Lee también
2016: el año en que la difteria reapareció y mató en Bolívar

Para familias como las de Eliannys Medina, las muertes de estos niños no es lo único por enfrentar. Los trámites para retirar los cuerpos y las trabas económicas para trasladarlos retrasan varios días las sepulturas. A eso hay que sumarle que las cavas de la morgue de Guaiparo funcionan a medias.

Hoy, otro caso de la enfermedad, la muerte de Desireé Machuca, enciende las alarmas entre los médicos del hospital y pone en entredicho tanto el alcance como la efectividad del plan de vacunación desplegado por el Gobierno.

Foto: Cortesía Correo del Caroní



Participa en la conversación