La joven fue detenida el 13 de enero en la plaza Bolívar de Cagua, cuando intercambiaba comida con una amiga. Fue acusada de terrorista y recluida en los calabozos del Sebin en Maracay.

Maracay. “Todavía no me lo creo. Hubo días en que creía que esta pesadilla no acabaría y pensaba en mi hija, en mi tía y en mi abuela, en el desamparo en el que las había dejado”. Estas fueron las primeras declaraciones que, en exclusiva para Crónica Uno, en Aragua, ofreció la joven Rosa Virginia González, luego de salir en libertad tras 10 meses de prisión en el Sebin de Maracay, estado Aragua, acusada de terrorista.

Su voz entrecortada y una risa mezclada con llanto de alegría daban cuenta de la emoción de verse absuelta por el Tribunal 3ero. de control, a cargo del Juez Pedro Linares, quien no encontró argumentos para mantener a la joven aragüeña un día más tras las rejas.

Rosa Virginia González, de 24 años de edad, madre de una pequeña de siete años, cuya única familia es una tía y una abuela, que dependen de ella, fue detenida en la Plaza Bolívar de Cagua, municipio Sucre, el 13 de enero, y trasladada al Sebin de Maracay. En un proceso judicial calificado por Foro Penal Aragua como ilegal, le fueron imputados varios delitos, como porte de armas de guerra y porte de municiones.

Al momento de su detención, Rosa Virginia González intercambiaba comida con una amiga.

La juez Carla Sixtra, del Tribunal 5to. de Control Penal de Aragua, ordenó su reclusión y pase a juicio. Foro Penal Aragua, en las figuras de las abogadas Zuleima Siso, Blanca Sánchez y Zoe Rodríguez, asumió la defensa de la joven, dirigente del partido Un Nuevo Tiempo, quien durante su reclusión estuvo varios días sin poder orinar y presentó problemas de salud como gastritis severa y hemoglobina muy baja, que ameritaron que fuera internada en un centro hospitalario, por órdenes del tribunal. La evaluación médico forense arrojó úlcera estomacal sangrante, evacuación con sangre (amibiasis) y anemia severa.

Lee también
Detectan un segundo caso de difteria en el Hospital Central de Maracay

A pesar de su delicado estado de salud, la juez Carla Sixtra ratificó la privativa de libertad en los calabozos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) del estado Aragua y negó la medida cautelar y la medida humanitaria que solicitaba la defensa.

Tres meses después, el Juez Pedro Linares, del Tribunal 3ro, de juicio, debió dictar sentencia absolutoria, sin ningún tipo de restricciones, para Rosa Virginia González.

No hubo testigos, no hubo funcionarios ni medios de prueba, que declararan, por lo que no se pudo demostrar nada en mi contra, porque nada hice”, dice emocionada la joven aragüeña, quien asegura que su inocencia nunca estuvo en tela de juicio inclusive por sus propios captores y carceleros.

Admite que hubo días de profunda tristeza y preocupación por su única familia: la hija que cumplió siete años mientras ella permanecía detenida, su tía y su abuela, ambas de avanzada edad y dependientes de su empleo, que perdió mientras estuvo en prisión.

“Algo bueno -dice- me queda de esta experiencia y es que ahora valoro más la libertad y por eso seguiré aportando por la liberación de quienes siguen injustamente tras las rejas”.

Rosa Virginia González aprovechó su salida para agradecer la labor que en su defensa llevaron a cabo sus tres abogadas, defensoras del Foro Penal Aragua, a quienes llamó: “mi otra familia”.

Fotos: Gregoria Díaz


Participa en la conversación