El tricampeón panamericano, Rubén Limardo, se solidarizó con sus compañeros de delegación y criticó la planificación del deporte venezolano.

Caracas. Fue una final inédita. Rubén Limardo y su hermano, Jesús, se enfrentaron en la final de espada. La experiencia de Rubén prevaleció y venció 15-8 al joven de 23 años para sumar el tercer oro de la delegación venezolana en Lima 2019. El tricampeonato panamericano del bolivarense antecedió a una postura crítica ante la dirigencia criolla.

Limardo no paró de sonreír y posar junto con su hermano, Jesús. Pero cuando se bajó del podio y se acercó a la zona mixta, el campeón olímpico se puso tan serio que al declarar se solidarizó con sus compañeros de delegación y se unió a las voces críticas del contingente. Según el espadachín, temas como la preparación y la planificación no se ejecutaron correctamente por la dirigencia del deporte venezolano.

“Si yo que soy campeón olímpico sufro mucho con la preparación y los recursos, ¿qué quedará para los demás?. Deben valorar más a los atletas venezolanos”, señaló el bolivarense en la zona mixta.

“Estos eventos se dan cada cuatro años y no se puede improvisar. No es posible lo que pasó con la nadadora Paola Pérez, no es justo que los atletas pasemos por estas cosas”, lamentó.

“Queremos que el deporte siga buscando triunfos, no seguir botados en el medallero. Que no se olviden de los atletas amateur que somos los que damos las medallas”, recordó y abogó por un cambio.

“Es momento para que el deporte tenga un cambio para bien para los venezolanos. Espero que esta medalla le dé ánimo a la delegación. En la Villa se siente el descontento, atletas que se ven tristes, quizás no tienen el apoyo en su momento porque todo quieren resolverlo a última hora y eso no puede ser así”, fustigó.

Lee también
Díaz y Rojas mejoran posición criolla en el medallero

La noche anterior al uno dos de los Limardo, el ciclista Hersony Canelón recordó que desde hace ocho años no tiene entrenador. “Eso no se ve en ninguna parte. Me tengo que preparar yo solo en Caracas. Es triste. He ido muchas veces al Ministerio y siempre es lo mismo. Ya no se aguantan estos resultados. Me duelen a mí y al país”, indicó.

La nadadora Paola Pérez sufrió un ataque de hipotermia en plena competencia de aguas abiertas por no contar con el traje adecuado para las gélidas temperaturas limeñas. Pérez es otra que mostró su decepción tras no poder montarse al podio en su especialidad.

Este es el resultado de tanta mala información, de que cada quien trabaje por su lado, de problemas federativos. Desde el año pasado se pasó la lista de la vestimenta que iba a necesitar para los Juegos. Es hora de que todos los dirigentes se sienten en una mesa y trabajen juntos en función de los atletas y los resultados, exigió.

El tirador deportivo Julio Iemma no pudo tener una mejor figuración en la prueba de 50 metros rifle por la falta de preparación.

Estar parado dos meses en Venezuela sin echar un tiro, por mucho nivel que se tenga, afecta. Es muy difícil conseguir los resultados así. No es excusa, pero como a todos mis compañeros, me perjudicó la falta de roce y fogueo.

Con la medalla de oro de Rubén Limardo, Venezuela quedó en la duodécima posición del medallero con tres preseas doradas, tres platas y seis bronces.

Lee también
Deportes de combate aumentan la cosecha en Lima

Participa en la conversación