Un techo de drywall sufrió daños por las lluvias y se le abrió un boquete. Llama la atención de los trabajadores, pacientes y visitantes que un área que está recién remodelada no aguantó un palo de agua.

Caracas. Al hospital J.M. de Los Ríos si no lo agarra el “chingo”, lo hace el sin nariz. Cuando los pacientes no están sufriendo por la falta de algún medicamento o porque se dañó algún equipo médico, es la infraestructura la que desafina la nota.

Esta vez fue un techo de drywall que se desprendió, como consecuencia de las filtraciones de agua producto de las lluvias recientes.

El área afectada está cerca de la dirección del hospital, por lo que se presume que ya la problemática es del conocimiento de la administración.

Techo del JM de Los Ríos afectado por lluvias
Es una área recién remodelada.

El drywall se cayó y dejó al descubierto la tabiquería. Se trata de un espacio que recién fue remodelado, por lo que los trabajadores -que prefirieron que sus nombres no se hicieran públicos- dudan de la calidad de los trabajos.

“Si con un palo de agua pasó esto, imagínate. No aguantó un aguacero”, dijo un enfermero.

En este centro de salud, de referencia nacional, se desarrollan -de acuerdo con información hecha pública por la Vicepresidencia de la República, 24 obras, de las cuales 12, presuntamente, ya se culminaron, entre ellas terapia intensiva neonatal, sala de emergencia, cocina, áreas externas, nefrología, diálisis y áreas clínicas.

Antes de estos trabajos, en 2016 se informó de la inversión de 50 millones de bolívares para la recuperación de los servicios de fórmulas lácteas, consulta de urología y dermatología.

Lee también
Solicitarán ampliar medidas cautelares para 13 servicios del J.M. de Los Ríos

La queja de los pacientes es que los trabajos no terminan. Denunciaron que hay pasillos oscuros, con filtraciones y salas como la de nefrología con los baños dañados.

Ahora, con el techo carcomido por las aguas, recuerdan otra inauguración que también duró lo que un suspiro. A mediados de enero de este año, un quirófano recién estrenado fue cerrado a causa de una filtración en el techo.

Aprovecharon para exigir, en el caso de las mamás de los pacientes del área de nefrología, que se les haga desinfección a los tanques y mantenimiento a la planta de osmosis, que también forman parte de la infraestructura del hospital.

Fotos: Cortesía trabajadores


Participa en la conversación