El alero de Cocodrilos de Caracas compartió el título de la LPB con familiares y amigos del populoso sector de la parroquia Sucre de Catia.

Caracas. Cuando Lenín López salió del Parque Naciones Unidas de El Paraíso tras disputar el último juego de la temporada 2015-2016 de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) quizá no esperaba la algarabía que le aguardaba al regresar a su casa, en la comunidad donde nació y se crió.

“En La Silsa me recibieron con una fiesta luego de conseguir el título con Cocodrilos. Estoy orgulloso de poder representar a esa comunidad y regalarles ese segundo título”, indicó el alero de 25 años, quien tres años atrás en su primera campaña con los saurios, ya le había obsequiado un campeonato al populoso sector de la parroquia Sucre de Catia.

López se inició en el baloncesto con los Bravos del 23 de enero de la mano del entrenador Manuel Rojas. Y desde entonces ha ido evolucionando desde su estreno en el profesional con Gaiteros en 2012 hasta firmar acaso la mejor zafra de su carrera. “He madurado como jugador. Me fui ganando la confianza del entrenador y le demostré que podía hacer bien las cosas”, asegura el caraqueño, que tras los festejos del cetro con el quinteto de la Cota 905 ya tiene entre ceja y ceja su próxima meta en los tabloncillos.

“Quiero volver a la Vinotinto”, señala sin titubeos López, ya tomado en cuenta en una ocasión por el DT del combinado patrio Néstor “Che” García. “Sé que decepcioné al entrenador porque no estuve en la mejor forma. Aspiro regresar”. Si cumple ese objetivo, seguro la compartirá con su gente de La Silsa.

Lee también
Familiares de joven asesinado denunciaron que la policía actuó con civiles armados

“Siempre que termino de jugar o estoy de vacaciones paso por La Silsa. No siento ningún temor en andar por el barrio. Quizás más adelante pueda ayudar a mi familia a vivir en un lugar mejor, pero siempre seré de aquí”, concluyó el flamante campeón de la LPB.

Foto referencial



Participa en la conversación