Lo maravilloso del cine es que por dos horas de funcion todos los problemas quedan fuera de la sala y lo único importante es ver cómo el protagonista de la película resuelve los suyos, pero una familia requiere mínimo de 70.000 bolívares para costear este entretenimiento, 600 % más que en 2016.

Caracas. Anteriormente, el plan más común de las personas, incluso con escasos recursos, era ir al cine con la pareja, amigos o en familia. Cualquier día de la semana era ideal para disfrutar del séptimo arte, y nada mejor que un lunes 2×1; los jueves con descuentos del 40 % y si eras estudiante, una escapadita con los amigos después de clases era una excelente iniciativa gracias a las rebajas presentando el carnet vigente. Pero el panorama ha cambiado por la inflación.

Los descuentos continúan existiendo, los cines suelen llenarse de vez en cuando y sus salas continúan siendo una de las alternativas de entretenimiento predilectas. ¿El problema? Ya no es accesible para los bolsillos de escasos recursos, incluso para aquellos con un poco más de holgura económica, ya que una salida en familia de al menos 4 integrantes cuesta mínimo 70.000 bolívares, lo que equivale a 71 % del sueldo mínimo, de 97.531 bolívares. En igual período de 2016 esa salida tenía un costo de 10.220 bolívares, de manera que en un año el presupuesto subió 600 %. Monto que aumenta si adicional a las cotufas y el refresto, se piden tequeños y otras chucherías.

Yo antes era de ir al cine mínimo una vez a la semana, así fuera solo pero no dejaba de ir porque siempre me he considerado cinéfilo, las cosas han cambiado un poco, debo ser honesto, ahora solo vengo cuando estoy seguro de que la película valdrá la pena y evito consumir cosas del cine, a veces me provocan tequeños, pero generalmente compro en una farmacia y las meto en mi bolso, relató Isaac Torres, estudiante de administración.

Lee también
Se agudiza la escasez de efectivo en la banca

Los precios de las entradas varían dependiendo del tipo de sala y su ubicación, los más económicos son para las salas convencionales cuyos precios están entre 4000 a 5500 bolívares, hace un año un oscilaban entre 970 y 2500 bolívares. Las salas premium rondan los 7000 bolívares y las salas 4DX tienen un precio mínimo de 9000 bolívares, sin contar que en este tipo de sala solo se puede consumir un tipo de combo de cotufas y refresco que es más costoso que el normal.

La última vez que vine al cine fue con un pana, cada quien pagó lo suyo pero fuimos a una sala 4DX para probar que tal, yo nunca había ido así que decidí darme el lujo, y digo lujo porque la entrada me había costado 8000 bolívares y el combo de cotufas, tequeños y un refresco me salió casi en 30.000 bolívares, en el momento no le había dado importancia pero cuando estaba en mi casa sacando las cuentas de los gastos me quería morir porque era demasiado dinero por una película, comentó Reinier Cedeño un empleado en una institución bancaria, mientras esperaba su turno para comprar una entrada de cine.

Foto referencial: Angeliana Escalona.



Participa en la conversación