Los bachaqueros del efectivo en el mercado Las Pulgas son quienes fijan cuáles billetes circulan.

Maracaibo. Comerciantes y transportistas rechazan de mala manera al que pretenda pagar con billetes de 500 o de 1000 pertenecientes al cono monetario vigente. Estos dos ejemplares se sumaron a la lista de billetes marginados que, de manera obligada, dejaron de circular hace casi dos años como los de dos, 10, 20, 50 y 100 bolívares. La negativa parte de una cadena que va desde el que lo niega hasta el que ensancha sus bolsillos vendiéndolos al 450%.

Los comerciantes del mercado periférico Las Pulgas son los que marcan la pauta a seguir con los billetes. Ellos son los primeros que los rechazan y de ahí el resto del comercio en La Curva de Molina, Los Plataneros, el mercado Periférico de La Limpia y también el transporte. José Luis González, quien lleva 30 años vendiendo productos en un callejón de Las Pulgas, dijo que no acepta billetes de baja denominación, solo de 5000 hacia arriba.

Esos billetes pequeños hacen mucho bulto y cuando uno va a Mercamara o Colombia no los aceptan, no valen nada, no son comerciales para ellos. Tampoco los aceptan los proveedores, así que, para no andar dando vueltas, no los acepto y ya”.

Los consumidores también se quejan, Rosa Angela Urdaneta, ama de casa, se llevó la sorpresa este fin de semana cuando realizaba su compra semanal.

“Me vine a Las Pulgas porque aquí es más barato y como mi esposo consiguió efectivo aproveché, pero me voy sin nada porque solo tengo billetes de 1000 y nadie los quiere. Claro, por punto, un arroz te cuesta casi dos millones y aquí te vale un millón, pero así no puedo, y los de 500 menos los quieren”.

En plena avenida, Oscar Zambrano peleaba con un comerciante que pretendía cobrarle un kilo de harina, mínimo, con billetes de 5000. Ustedes son unos malandros, por su culpa y la mafia que hay aquí es que a él no le dan los billetes. Además de tener que parir el efectivo, ahora exigen.

Los pensionados también tienen su propia historia, Matilde Balza reclamó que no todos los meses el banco les da billetes de alta denominación. Trato de comprar la comida en efectivo para que me rinda, por eso hago cola en el banco, pero es una lotería: a veces te salen con billetes bajos y ahí comienza la paridera hasta para el bus.

Los choferes tampoco los quieren

Lee también
Apagones acaban con 70% de la producción láctea de Venezuela (I)

El transporte público también reniega de los billetes. Las rutas de La Limpia, Socorro, Delicias, San Jacinto y Kilómetro Cuatro se niegan a aceptarlos. 20 bolivitas el pasaje y con billetes de cinco, sin comiquita, gritan los colectores en el centro de Maracaibo. El argumento es que cuando van a comprar comida no se los aceptan, dice Jonathan Bermúdez, conductor de un microbus de Kilómetro Cuatro.

Negocio redondo

Los comerciantes informales parecen tener el control en este asunto del efectivo. Cuando ellos dejan de aceptar alguna denominación, la voz se corre inmediatamente entre los demás comerciantes, el transporte y hasta en centros comerciales de la ciudad. Ante la escasez de efectivo lo único que no merma es la compra y venta del mismo, que ya alcanza límites casi inalcanzables para muchos, entre 300 y 450 por ciento. Son los “bachaqueros del efectivo”, como se conoce en Las Pulgas a quienes fijan cuáles billetes circulan y cuáles no.

Voz oficial

El secretario de Gobierno, Lisandro Cabello, dijo al respecto:

“No aceptar el dinero por su baja denominación es un delito. La comunidad está en la legalidad de pagar con cualquier billete válido en circulación nacional”.

Explicó que tanto comerciantes como transportistas están en la obligación de aceptarlos como método de pago, sin excepción.

Exhortó a la ciudadanía a denunciar a los comercios o sectores que les rechacen la moneda para tomar las acciones pertinentes al caso.

La Gobernación del Zulia, a través del Decreto Número 268, ya prohibió la comercialización de papel moneda en la entidad, el alquiler de los puntos de venta, la variación de precios en los productos al ser cancelados en efectivo o transferencia. El documento oficial, firmado por el gobernador del Zulia, Omar Prieto, establece, en su artículo quinto, que “quienes infrinjan lo dispuesto serán sancionados con una multa de 15.000 UT”.

Lee también
Pescadores del lago de Maracaibo miran de nuevo la muerte de frente

Foto: Mariela Nava


Participa en la conversación