Durante una marcha que finalizó en la sede del Consejo Legislativo estadal, los educadores anzoatiguenses instaron a las autoridades a autorizar la transferencia de recursos para devengar sus salarios. Sostuvieron que la situación que viven es denigrante, con una infraestructura educativa en el suelo y la deserción y mal nutrición de los alumnos marcando la pauta.

Barcelona. ¡Maestro estadal no tiene pa’ lavar, maestro estadal no tiene pá lavar! Bajo esa consigna marcharon los maestros dependientes de la Gobernación de Anzoátegui, en el marco de la jornada de paro cívico nacional convocada para este jueves por parte de los diversos sindicatos que agrupan al magisterio venezolano.

Los educadores realizaron una marcha que partió desde la sede del sindicato de maestros de la entidad, realizó una parada en la Gobernación de Anzoátegui y finalizó en la sede del Consejo Legislativo estadal, donde exhortaron al presidente del ente, Pedro Cariaco, a ponerle fin al conflicto que mantienen con el ejecutivo regional.

Los reclamos de los docentes anzoatiguenses no son muy disímiles a los de otros trabajadores que han elevado su voz de protesta en el país: una convención colectiva irrespetada, salarios que ellos mismos sostienen «son de hambre», infraestructura escolar en el suelo y a ello le añaden la mal nutrición que tienen los muchachos que acuden a las diferentes instituciones educativas.

Mariela Moreno es docente activa en el colegio Andrés Eloy Blanco de Puerto La Cruz y, con impotencia, califica de injusta la situación por la que atraviesan los maestros estadales.

Nosotros somos los formadores del futuro de este país y cómo podemos nosotros formar un futuro cuando nuestro salario no alcanza para comer, estamos mal vestidos, mira cómo los docentes van a trabajar con los zapatos y las camisas rotas, exhortamos al Gobierno a que autorice el traspaso de los recursos para devengar nuestros salarios. Con esta situación nosotros no podemos centrarnos a enseñar a los alumnos, sufrimos de un estrés permanente porque no tenemos ni para el pasaje, refirió.

Jesana Mata tiene 7 años como docente en la Unidad Educativa Manuel Felipe Tovar de la zona rural de Barcelona. Allí, cuenta, la situación es peor que en la zona urbana, muchos de sus alumnos aún es la fecha que no tienen un cuaderno para apuntar las clases que reciben y la deserción cada día va en aumento.

Antes de venir para la actividad tuve que atender a tres representantes que retiraron a sus muchachos porque se van a Brasil, los muchachos van mal nutridos a la escuela, nosotros tenemos un comedor pero el PAE [Programa de Alimentación Escolar] no llega y cuando lo hacen, lo que le dan a los muchachos es arepa sola y arroz solo, nuestra matrícula en un inicio era de 35 alumnos por salón y ahora si van 12 es mucho, es triste la situación por la que atraviesa la educación no solo en el estado sino en el país.

Docencia devaluada

Maira Marín, presidente de Sinvema Anzoátegui, expresó que la carrera docente en la actualidad está en emergencia, a niveles nunca antes vistos, por lo que fustigó al Ejecutivo a cumplir con el contrato colectivo firmado con el gremio docente.

Ninguna ley de emergencia puede imponernos una tabla salarial que vaya en contra de los beneficios alcanzados en la contratación colectiva porque eso sería violatorio de la Constitución. Actualmente, nuestro sueldo es indigno, los docentes ni siquiera tienen para lavar la ropa, los niños en las escuelas no tienen para comer, a las autoridades les decimos que transfieran los recursos para nuestro pago.

Los docentes indicaron que se mantendrán en protesta activa hasta que sus beneficios sean cancelados.


Participa en la conversación