Familiares de Luis Gabriel Hernández denunciaron que fue asesinado por el Cicpc, en Los Jardines de El Valle, alegando que fue por un enfrentamiento. Dijeron que el joven de 21 años llegó al hospital sin ropa, zapatos, cédula y sin su celular.

Caracas. “Ahora no sé cómo voy a decirle a mi hijo que mataron a su papá. En la noche me decía que lo llamara y estuvo inquieto, no durmió. Él me veía llorar mucho, me preguntaba qué me pasaba y me abrazaba”, dijo Bradymar Solórzano, sentada en postura india y apoyando la cabeza en su mano izquierda. Sus ojos lucían pequeños por la hinchazón causada por el llanto.

Lloraba. Lloraba mucho y trataba de calmarse para hablar. A su expareja, Luis Gabriel Hernández Hernández, de 21 años, lo mataron funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) a las 11:00 a. m. del martes 14 de marzo, en la calle 18 de Los Jardines de El Valle, durante un supuesto enfrentamiento.

A las 9:00 a. m. la joven, de 19 años, lo llamó porque el hijo en común de ambos, de tres años, había pasado la noche con fiebre y el pecho trancado y ella quería comprarle unas medicinas. Aunque tenían cuatro meses separados, Luis Gabriel siempre estaba pendiente de su bebé. “Él me dijo que no cargaba dinero, pero que podíamos ir a casa de su mamá, en Los Teques, a pedirle prestado. Iba a subir a casa de un amigo a pedirle para el pasaje y me avisaba”. Hizo una pausa.

El joven, de 21 años, dejó huérfano a un hijo de tres años, quien vivía con su expareja

Luego de respirar, prosiguió: “Al rato escuché unos tiros y no sé por qué pero sentí un vacío raro. Comencé a llamarlo al celular y no me atendía, él siempre me atendía así estuviera debajo de un carro”, soltó la joven, que actualmente estudia cuarto año de bachillerato y recibía apoyo Luis Gabriel en su manutención.

El joven iba al sector Negro Primero, en El Valle, pero cuando salía de casa de su tía se encontró con la comisión encapuchada. Varias personas salieron corriendo y él hizo lo mismo, resguardándose en la vivienda de unos vecinos.

“Él les pidió que no lo mataran, que no estaba solicitado. Le dijo al policía que si le daba la gana lo radiara, que no lo matara, pero él le dijo que igual iba para esa. Le dispararon y se lo llevaron”, contó Luis Ramón Hernández, su padre.

Lee también
21 menores de edad murieron durante las OLP de 2016

Denunció que su hijo recibió entre tres o cuatro tiros en el pecho, según pudo ver cuando entró a verlo a la morgue del hospital Periférico de Coche. Estaba sin ropa, sin zapatos, sin cédula y no tenía su celular. El aparato era muy “costoso”, comentó.

Testigos dijeron a la familia del joven que los funcionarios lo obligaron a abrazar a unas niñas que estaban en la casa donde se resguardó. “Obligaron a mi hijo a tomar a las niñas de rehenes, querían simular que él se había resistido y las tomaron a ellas de rehenes. Hubo forcejeo porque él se negaba”, agregó.

La expareja de Luis Gabriel denunció que tenía morados en varias partes del cuerpo y el cuello inflamado. “Primero lo torturaron”, sostuvo el resto de sus familiares.

El papá de Luis Hernández contó que trabajaban juntos, en un taller de latonería y pintura y anteriormente trabajó en un supermercado

Mientras estaban en el hospital de Coche, otra vecina llegó buscando a su hijo, desaparecido también en ese operativo. Se llama Yonaiker Pineda, de acuerdo con el relato de Bradymar. “Yo le pregunté porqué estaba ahí y me dijo que no sabían nada de él, no sabemos si en el transcurso de la tarde apareció”. Sin embargo, esta información no pudo ser confirmada con las autoridades.

El joven trabaja con su papá en un taller de latonería y pintura y mecánica automotriz. Hace aproximadamente seis meses laboró en un supermercado. Tenía un hijo, de tres años.

El padre de Luis Gabriel indicó que denunciará lo sucedido en la Fiscalía, una vez salga del velorio y entierro, y que no tiene miedo de amenazas “porque no tengo nada que ocultar”. Pidió al ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, que esté atento con estos operativos donde matan a inocentes.

“Le pido también al Defensor que no es del pueblo sino de los chavistas, que vea estos casos. A mi hijo lo mataron injustamente, yo lo enseñé a trabajar desde pequeño, él no era malandro y yo no hubiese ocultado si fuese lo contrario”.

El pasado viernes 10 de marzo se ejecutó el Operativo de Liberación Humanista del Pueblo (OLHP) en la parte alta de los  Jardines de El Valle y la Cota 905, con resultado de nueve ultimados y al menos 50 detenidos.

Y precisamente este martes 14 de marzo, parientes de tres de los fallecidos durante la OLHP protestaron en El Valle en rechazo al asesinato de quienes consideraron inocentes.

Lee también
Delincuentes asesinan a abuelito en su casa para robarle comida y dinero

Ultimado en el 23 de Enero

Ender Sánchez Godoy, de 24 años, fue ultimado a las 5:30 p. m. de este lunes, en la parte alta de El Observatorio, en el 23 de Enero. Su mamá, Isolina Godoy, contó que él había salido a casa de su pareja y se encontró con un operativo de la Policía Nacional Bolivariana.

Recibió 10 impactos de bala por la espalda. La mujer, al oír los disparos, salió a ver qué sucedía y vio a su hijo herido en el suelo, pero no la dejaron acercarse, alegó que fue amenazada.

Lo trasladaron al hospital Periférico de Catia, donde lo hallaron sin identificación y sin sus pertenencias.

Fotos: Yohana Marra


Join the Conversation