Los hospitales públicos están sin personal para recibir la ayuda humanitaria

el algodonal | hospitales públicos

En El Algodonal no hay enfermeras para cubrir los turnos nocturnos, por tanto, no hay quien pase los tratamientos; tampoco hay médicos residentes para cubrir las guardias. En Los Magallanes de Catia llenan los postgrados con médicos de Ecuador y Colombia.

Caracas. “No hay”, esas son las dos palabras que más repiten los trabajadores de la salud. De los hospitales públicos han desaparecido hasta los fantasmas de los pasillos debido a las carencias que se acentúan con el paso de los días. No hay insumos, ni medicinas, pero tampoco personal para atender las emergencias, las hospitalizaciones y las guardias nocturnas.

La doctora Ana Vielma, presidenta de la Sociedad de Médicos e internista neumóloga del complejo hospitalario José Ignacio Baldó —conocido como El Algodonal— dijo que en el turno de las noches no tienen enfermeras para pasar los tratamientos.

En 2018, comentó, ya tenían un déficit grande, que se incrementó en lo que va de año.

Tampoco hay médicos residentes. Por tanto, no hay personal para cubrir las guardias. Esta situación ha limitado el ingreso de pacientes para las hospitalizaciones.

Cada día  hay menos enfermeras, no tienen cómo cubrir las guardias nocturnas. Foto: Sebastián García Inojosa.

A pesar de esa situación, este lunes, los doctores, enfermeros y obreros salieron a las puertas del hospital central Simón Bolívar para exigir el ingreso de la ayuda humanitaria. Sienten angustia pues los pacientes están muriendo.

Verónica Martínez, del área de Pediatría, dijo que la tasa de mortalidad el año pasado estaba por el orden de 11 fallecidos que llegaban complicados al centro asistencial por la desnutrición. Actualmente, esa cifra asciende a 23 decesos.

Igual en el área de Pediatría no hay residentes. Ya van por el tercer llamado a concursos y nada que se quedan.

Lee también
Hospitales en crisis cuentan con personal para recibir la ayuda humanitaria

Un caso particular es el que se está dando en el hospital José Gregorio Hernández de Lo Magallanes de Catia, donde están cubriendo estos cupos con residentes extranjeros, de Ecuador y Colombia principalmente.

Hospital en crisis

En estos momentos, el Algodonal solo cuenta con un tipo de antibiótico para contrarrestar cualquier infección.

No hay Rayos X, la sala se quemó. Lo que hacen ahora es que los doctores envían a los pacientes al edificio de Pediatría, unas tres cuadras más arriba, y el que no puede ir se queda sin radiografía.

El tomógrafo se dañó hace años. No hay reactivos en el laboratorio, salvo para las emergencias. En estos momentos no tienen posibilidad para hacer exámenes de hematología, creatinina ni urea.

Además, la doctora Vielma alertó sobre los casos de tuberculosis que van en aumento. 25 pacientes con sospecha reciben al día. De esos, entre 10 y 15 tiene la patología, todos relacionados con la desnutrición.

Raúl Bernal, delegado sindical, comentó que no tienen insumos de ningún tipo, hasta los quirófanos los asean con agua.

No hay comida para los pacientes, no nos respetan los beneficios salariales. Por ejemplo, no nos pagan los sábados y domingos trabajados, no ha habido mejoras de los cestatickets y no tenemos transporte para llegar al complejo hospitalario, dijo.

Hace dos meses plantearon todos estos problemas a la Dirección, pero a la fecha no ha habido respuesta satisfactoria. Esa situación los mantiene con el conflicto activo. Piden la ayuda humanitaria y aumento salarial. “Con 18.000 bolívares no vive nadie en este país”, sostuvieron los trabajadores.

Lee también
Día de la Juventud: Chamos a prueba de fuego
Los trabajadores dicen que limpian los quirófanos con agua. Foto: Sebastián García Inojosa

Participa en la conversación