Los bajos sueldos, la falta de insumos, medicinas, el éxodo de profesionales y las malas condiciones hospitalarias son los problemas que los empujan a alzar la voz. Ese día, de 10:00 a. m. a 2:00 p. m., se pararán junto con el resto del personal de salud y los pacientes en las afueras de sus centros de trabajo para visibilizar la crisis. La manifestación se hará simultáneamente en todo el país.

Caracas. Que en el hospital Vargas de Caracas funcionen a media máquina cuatro de los ocho quirófanos, que en el Clínico Universitario le pidan hasta las hojillas del bisturí a los pacientes, que en el periférico de Lídice sorteen el pabellón entre una cesárea y un tiroteado, que en el J. M. de Los Ríos no hay Rayos X ni resonador magnético o que en el Algodonal no le estén dando alimentación balanceada a los pacientes y que no haya reactivos para el análisis de las pruebas sanguíneas, son algunos de los desencadenantes de la protesta nacional organizada para este 17 de abril.

El llamado inicial lo hicieron las enfermeras conjuntamente con los trabajadores del sector salud. Este martes los gremios de profesionales y médicos salieron al paso: Porque ganamos menos de dos dólares al mes, el salario más bajo de la región, decidimos alzar la voz, dijo Carlos Prósperi, presidente de la Sociedad de Médicos Internos y Residentes (Somir) del hospital Vargas de Caracas.

Prósperi también se refirió al aumento de la mortalidad, precisamente por las fallas de insumos y de operacionalidad de los centros.

Citó que el Vargas trabaja al 30 % de su capacidad. Por eso iremos a la calle este 17 de abril. Tenemos una escasez de insumos que ronda 80 %. No hay antibióticos ni hipertensivos. Aquí, por citar un caso, estamos haciendo dos o tres operaciones a la semana cuando esa podía ser una cifra diaria, debido a que hasta los quirófanos funcionan a media máquina, cuatro de ocho pabellones.

Con sus batas blancas los galenos de los hospitales capitalinos se congregaron en el hospital José María Vargas, en Caracas. También los estudiantes de Medicina hicieron acto de presencia.

Lee también
En Altavista el pan solo es para quienes demuestren que viven en la zona

Mario Mejías, presidente adjunto de la Escuela de Medicina Luis Razetti, dijo que apoyan la protesta porque más allá de la crisis asistencial en los hospitales, quienes se preparan para ser médicos también sufren las carencias marcadas por la deserción profesional.

Destacó que 80 % de los profesores se han ido jubilados o están en proceso de retiro. Estamos haciendo milagros para formarnos. Otros se fueron del país o no tienen dinero para pagar pasaje para ir al Clínico a dar las clases. Además, muchos compañeros se han visto forzados a abandonar la carrera, 8 % se retiró de la Facultad de Medicina en 2017. Esto es preocupante para una generación de relevo.

Los médicos dispuestos a cerrar calles en protesta por la falta de insumos.

Mejías, aunque sin cifras en la mano, también habló del incremento de la mortalidad por la falta de insumos y medicinas. En el Clínico, dijo, no hay respiradores, no hay tiras reactivas, al paciente que va a cirugía se le pide que lleve los implementos y muchas veces hasta le solicitan la hojilla para el bisturí.Con esas deficiencias nos estamos formando, incluso sin laboratorios porque no hay material para hacer las disecciones de cadáveres.

Luis Montañez, gastroenterólogo del hospital de Lídice, también habló de la problemática de centro.

Supera incluso a los demás hospitales, pues tiene más de ocho años en una remodelación permanente. La Maternidad no funciona por un bote de aguas negras que no se ha corregido y de cuatro quirófanos solo funciona uno, tenemos que sortear entre una cesárea y un tiroteado si llega el caso. En Lídice el plan de cirugías electivas quedó anulado. Ahora los pacientes se complican y fallecen, porque no hay cómo darles respuestas oportunas.

La protesta prevista para este 17 contempla la salida a la calle durante cuatro horas.

Lee también
Médicos de Anzoátegui instaron al gobierno a reconocer colapso en sistema de salud

En ese tiempo no está contemplado suspender la atención a los pacientes. Los médicos se van a turnar para la toma de la calle, explicó el doctor Rafael Sosa, vicepresidente de Somir.

Vea aquí las declaraciones del doctor Huníades Urbina, presidente de la Sociedad de Puericultura y Pediatría:

Fotos y video: Mabel Sarmiento Garmendia



Participa en la conversación