Los pacientes oncológicos del centro del país se quedan sin unidad de radioterapia del HCM

pacientes oncológicos

La Unidad de Medicina Nuclear que funciona en el Hospital Central de Maracay viene presentando fallas en sus equipos, lo que deviene en la suspensión de los tratamientos de radioterapia  de al menos 70 pacientes en emergencia, provenientes de varios estados del país, y en el retraso del tratamiento para otros cientos que están en lista de espera. Era la segunda unidad de medicina nuclear medianamente operativa en el país.

Maracay. Al menos 70 pacientes oncológicos provenientes de varios estados del país están en riesgo. Desde hace semanas la Unidad de Medicina Nuclear que funciona en el Hospital Central de Maracay, estado Aragua, viene presentando fallas en los equipos los que impide la continuidad en el tratamiento de radioterapias para los enfermos de cáncer y para quienes están en una larga lista de espera.

La profesora Francia Angulo formuló la denuncia. Es hermana de una paciente con cáncer de mama que luego de un periplo y travesía por las pocas unidades de medicina nuclear aún operativas en el país,  terminó en la Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Central de Maracay. Pero desde el jueves 18 de septiembre, el operador lineal se dañó y los más de 70 pacientes en tratamiento, muchos de los cuales provienen de Yaracuy, Lara, Trujillo, Carabobo, Apure, Guárico y hasta Porlamar, corren el riesgo de morir debido a que los tratamientos de radioterapias quedaron suspendidos.

Luchas contra la enfermedad y también con las circunstancias adversas de un pésimo sistema de salud. Quedas con el corazón y la esperanza derrotados. Debimos regresar a Barquisimeto”, cuenta la profesora Angulo, quien viaja con su hermana enferma desde la capital larense hasta Maracay, para que la joven recibiera el tratamiento.

La Unidad de medicina nuclear del HCM es una de las pocas operativas en el país, además de la Unidad Oncológica Kleber Ramírez Rojas de Barcelona, a la que la familia Angulo acudirá para anotarse en una larga lista de espera, pues los tratamientos en unidades privadas son imposibles de costear.

En la sociedad anticancerosa de Aragua-dice Angulo- una de las más económicas del país que hemos encontrado, cada sesión tiene un costo de Bs 649.000. A mi hermana solo le aplicaron en el HCM, 12 de las 25 sesiones que le corresponden. En Barquisimeto, los precios en clínicas privadas superan los 150 dólares por sesión. ¿Quién puede costear eso?

pacientes oncológicos
Equipos de la Unidad de Medicina Nuclear presentan fallas. Foto: Gregoria Díaz.

Un estudio de la Alianza Venezolana por la Salud señala que: “Para la fecha 2 de febrero de 2018, de acuerdo con la encuesta nacional que realizamos a nivel del país, con el apoyo y la cooperación del personal que labora en los servicios oncológicos de la red pública, existe un déficit crítico en la capacidad instalada para atender pacientes oncológicos que requieren radioterapia».

Se agrega: «Especialmente, esta forma de tratamiento es fundamental en el 56% del total de los casos de cáncer; que corresponden a 31 tipos, entre ellos los de mayor incidencia, como el cáncer de pulmón, cuello uterino, mama, próstata, colon y recto y otros con menos frecuencia como los linfomas”.

Este estudio de la Alianza Venezolana por la Salud se refuerza con el divulgado por la Sociedad Anticancerosa de Venezuela, según el cual, las  fallas de los aceleradores lineales para irradiar a los pacientes con cáncer, superan  80 % .

De acuerdo con las cifras registradas por la AVS, los hospitales redujeron a 50 % las cirugías oncológicas, debido el deterioro de la infraestructura, la ausencia de equipos e insumos, pues los programas de entrenamiento del personal que debía operar los dispositivos de alta tecnología, adquiridos mediante el Convenio Argentina-Venezuela de 2004 nunca fueron ejecutados.

“Desde el 2016 hasta el 2018, ocurren fallas asociadas a la falta de mantenimiento preventivo. De un total de 85 dispositivos para el diagnóstico y tratamiento, 54 están inoperativos en el país, lo que equivale a 65 % ellos. Solo en febrero el número de aceleradores lineales dañados aumentó de 11 a 16,” reflejaba un reportaje de Julio Materano para Crónica Uno, en julio del 2018.

De acuerdo con la Sociedad Venezolana de  Medicina Nuclear, para el  2013, existían en el país sólo 40 unidades de medicina nuclear de los cuales 40% está en al ámbito oficial y el resto en privados o independientes. Hasta febrero de 2017, apenas 4 unidades operaban, de las 26 instaladas en los hospitales dependientes del  Ministerio de Salud y del Instituto Venezolanos de los Seguros Sociales.

En el 2004, Venezuela y Argentina firmaron un convenio para el mantenimiento preventivo y reparación de los equipos médicos en 17 centros de salud pública en Venezuela. Invap,  la empresa privada argentina subcontrató a Meditrón, de capital privado venezolano, dedicada a la importación, instalación, reparación y mantenimiento de equipos médicos,  para que se encargara de esta tarea.

Las deudas por concepto de pago de los servicios de mantenimiento a INVAP (Argentina) y sus proveedores de servicios técnicos en Venezuela, desde 2016, es superior a los 30 millones de dólares”, señala la AVS.

 Ya en el 2014, Transparencia Venezuela concluía en una investigación, que “los equipos tenían garantías para su mantenimiento preventivo por 5 años, pero algunos de los aparatos habían pasado más de ese tiempo en aduana, con lo cual, al momento de ser instalados ya tenían las referidas garantías vencidas”.

Sin embargo, en 2015, el entonces presidente de Corposalud Aragua, Luis López, anunció la asignación de 8 UPS (Sistema de Energía Ininterrumpida), y 2 sistemas de inmovilización Linac y simulación TC, a la Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Central de Maracay “Dr. Alexis Humberto Trujillo Hernández”, como parte del convenio entre Venezuela y Argentina. La entrega de los equipos la hizo la empresa venezolana Meditrón.

El riesgo de morir por el cáncer es inminente

 “Si pasan más de 15 días sin recibir el tratamiento pendiente, el efecto de las 12 sesiones de radioterapia que ya le realizaron a mi hermana, se perderá. Aún quedan pendientes 13 sesiones.”, cuenta con evidente angustia Francia Angulo cuando hace referencia a la grave situación que vive su hermana, a quien le diagnosticaron cáncer de mama en el 2017 y ya tiene metástasis.

La mayoría los pacientes oncológicos que tenían en la Unidad de Medicina Nuclear del HCM, una esperanza de vida, no tienen recursos para cubrir el tratamiento en clínicas privadas o fundaciones. Además, deben sufragar el elevado costo de los medicamentos, que por cierto escasean en Venezuela.

Imagínense- dice la profesora Angulo- que también debemos cubrir lo concerniente al transporte, la alimentación y en muchos casos, el hospedaje, pues muchos de los pacientes vienen de otros estados.

pacientes oncológicos
Los pacientes no tienen como costear los tratamientos en clínicas. Foto: Gregoria Díaz.

La encuesta nacional de la AVS sobre la distribución geográfica de los equipos de radioterapia externa y su estado de operatividad,  arrojó como resultado que, la demanda estimada en 2017 del servicio de radioterapia externa es de 26.000 pacientes por año, mientras que la capacidad operativa actual, a nivel nacional, está reducida a 4 unidades de radioterapia externa.

“Esto resulta en una reducción de la capacidad de atención de 84,62%, porque 16 aceleradores lineales y 9 bombas de cobalto no están operativos. En consecuencia, el déficit estimado de oferta de servicio es de 23.077 pacientes por año, equivalente a 88,75% de la demanda anual.”

De acuerdo con el estudio del 2018 de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela, el cáncer para ambos géneros arrojó un total de 26.510 personas fallecidas y representó una tasa de mortalidad de 84,34 defunciones por cada 100.000 habitantes

El estudio destaca, que las entidades con mayor tasa de mortalidad por cada 100.000 habitantes para 2017 fueron: Vargas (139,81), Distrito Capital (120,14), Sucre (94,86), Zulia (93,95), Nueva Esparta (92,84) y aquellas con mayores tasas de incidencia, enmarcadas en color azul, fueron: Vargas (257,47), Distrito Capital (223,27), Sucre (172,35), Táchira (166,50) y Aragua (165,52).

El cáncer es uno de los problemas de salud más importantes en Venezuela y la segunda causa de muerte en el país. Más de 50.000 casos nuevos se producen anualmente.


Participa en la conversación