Luis Manuel Seijas se viste de vinotinto tres años después

El carabobeño regresó sorpresivamente a la selección para los amistosos ante Argentina y Catalunya en suelo español.

Caracas. Los detractores de Luis Manuel Seijas (Valencia, 23 de junio 1986) suelen recordarlo por dos cosas: el penal a lo Panenka que falló ante Argentina en la Copa América 2016 y sus desafiantes declaraciones antes del inicio de la eliminatoria Rusia 2018, en las que pedía a los críticos de la Vinotinto “no montarse en el autobús de la victoria” cuando el combinado comenzara a ganar los partidos de las clasificatorias mundialistas.

Ciertamente, en ese bus no se pudo montar nadie, pues Venezuela apenas ganó dos encuentros en el camino a la última Copa del Mundo, lo que precipitó la renovación del plantel e hizo habitual la ausencia del carabobeño, quien vistió por última vez la camiseta nacional el 30 de marzo de 2016 ante Chile por el Premundial y bajo la conducción técnica de Noel “Chita” Sanvicente.

Casi tres años después, Seijas vuelve a estar en la lista del seleccionador nacional Rafael Dudamel para los partidos de fogueo ante Argentina este viernes en Madrid y Catalunya el lunes en Girona. Y, según parece, no ha cambiado su manera de declarar ante los medios.

Si hay un penal lo cobro sin dudarlo. No sé cómo lo cobraría, pero yo nunca me he escondido ante ese tipo de cosas. Luego de ese penal ante Argentina, cobré uno en Brasil y entró, recordó el mediocampista, quien también aseguró que “vino a ganarse un puesto” y que tiene un compromiso a largo plazo con Dudamel “más allá de la Copa América”.

Al margen de las peculiares maneras de Luisma ante los micrófonos, el regreso del ídolo de Santa Fe a la selección venezolana es sorpresivo por el momento en el que llega y por la línea que había mantenido el técnico yaracuyano de profundizar la renovación para consolidar un grupo joven de cara a las eliminatorias al Mundial Catar 2022.

A los 32 años, Seijas —al igual que la mayoría de sus compañeros— no vive el mejor presente futbolístico con Independiente, el penúltimo en la tabla de la Liga Águila con apenas seis puntos en nueve choques. Ha disputado siete careos, ha sido sustituido tres veces, salió desde el banquillo de suplentes una vez, no suma goles y recientemente presentó molestias en la rodilla izquierda. Además, los medios colombianos suelen referirse a la resistencia que tiene el venezolano entre la hinchada cardenal.

“La idea es sacarle el máximo potencial. Estoy tratando de sacar de la zona de confort a muchos jugadores. No nos está alcanzando con el rendimiento que estamos teniendo. Los jugadores tienen que dar más de lo que están dando”, resaltó el técnico del valenciano, Gerardo Bedoya.

¿Qué justifica entonces su regreso? Es una pregunta que debe responder el técnico Dudamel, pero la mejor versión de Seijas puede aportar manejo, regularidad, apoyo en la zona de contención, media distancia, pelota quieta y liderazgo dentro y fuera de la cancha. Los dos amistosos ayudarán a despejar las dudas sobre si el volante es capaz de al menos acercarse a esa versión y ayudar en la tenencia de la pelota a una selección con poco juego. Quizá también se despeje la duda de cómo cobra los penales tres años después.

Lee también
El estreno marcará el camino de la Vinotinto en la Copa América

Participa en la conversación