Filtraciones de aguas servidas, deterioro de la vialidad principal, ausencia del servicio de transporte, acumulación de basura, espacios deportivos y educativos inservibles son los problemas que perjudican a las familias de la Urbanización Kennedy.

Caracas. Desde hace un año y medio, vecinos de la urbanización Kennedy, en la parroquia Macarao, no tienen servicio de transporte debido al deterioro de la vialidad como consecuencia del colapso de las tuberías de aguas servidas, que recogen los desechos de los 21 edificios que conforman esa comunidad.

Roger Carvajal, quien lleva más de 30 años viviendo en la parroquia Macarao, informó que jamás había visto tanto deterioro, tantos problemas puntuales, como el derrame de aguas servidas que ha causado el deterioro de la vía principal. Otro grave problema es la basura, desde el bloque 21 hasta Las Adjuntas los contenedores están llenos de desechos, los camiones recolectores pasan de 15 a 20 días.

El transporte dejó de prestar el servicio debido al mal estado de la vialidad

Carvajal y otros vecinos decidieron hacer pública la molestia que tienen por el deterioro en que se encuentra la urbanización, se cansaron de esperar soluciones ofrecidas por Juan Carlos Alemán, constituyentista territorial por el Distrito Capital y miembro de la Dirección Regional del PSUV, quien hace 22 días se comprometió con los vecinos a ayudar en la reparación de las tuberías, pero desde ese día no le han visto más la cara en la parroquia.

En el bloque 2 de Kennedy se concentraron los vecinos para  informar a los periodistas convocados el rosario de problemas que los aquejan. La rotura de tuberías de aguas servidas y la acumulación de desperdicios son los que angustian a los vecinos por tratarse de focos infecciosos que han puesto en riesgo la salud de la gente. Se han presentado casos de niños con “piquiña” en el cuerpo y los ojos.  

Los vecinos dijeron que han ido a Hidrocapital a denunciar el derrame de aguas servidas que perjudica a los bloques 2, 3, 4, 5 y Las Casitas y no han recibido respuestas. “Por eso hemos salido hoy a la calle, declaramos la parroquia en emergencia”, dijo Roger Carvajal.

En cada una de los bloques de Kennedy se acumula la basura por retraso en su recolección

Se quedaron sin transporte porque las unidades no suben a los bloques, el servicio lo presta una línea de carros por puesto con marcas que estuvieron de moda en las décadas de los 70 y 80,  llamado los “rapiditos”. Los conductores cobran 800 bolívares por cada pasajero

Idilia Rivera también se sumó a la protesta protagonizada por sus vecinos en procura de mejoras para la urbanización porque teme que, si no se solventa la problemática de las aguas servidas, podrían desatarse enfermedades de la piel y respiratorias en la zona. Pidió a las autoridades municipales que atiendan el clamor vecinal.

También quiero pedirles que mencionen un problema que tengo. Vivo en bloque 2, escalera 4, piso 4 y en la azotea montaron tres tanques, el agua se filtra a mi apartamento. El 26 de mayo denuncié el caso en la Alcaldía de Libertador, dijeron que vendrían y no lo han hecho. Esto me está perjudicando y no me solucionan. Deben quitar esos tanques porque me perjudican.

Los vecinos también indicaron que falla el envío del agua potable, Hidrocapital ofrece el servicio a la comunidad cada cinco días. Dijeron que antes no tenían el problema de escasez y les preocupa porque el agua es vital para el aseo personal, preparación de alimentos y limpieza del hogar.

Lee también
Hidrocapital ni manda el agua ni repara las averías en las calles

Sin preescolar  y sin cancha

Sevelina de Chang, residente del sector desde hace 40 años, dijo que hace cinco meses las filtraciones de aguas puterfactas provenientes de la parte alta de Kennedy han perjudicado al preescolar del bloque 2, por lo que este año no han dado clases allí. Los alumos fueron reubicados en una escuela bolivariana del bloque 5.

El preescolar fue reubicado en una escuela bolivariana porquie está inundado de agua putrefactas

El docente Andrés Bello, dirigente social del municipio Libertador, informó que los vecinos se declararon en emergencia porque sus necesidades no son atendidas por el gobierno municipal. “Hemos encontrado el colapso total, una cancha deportiva que sirve para dos bloques está llena y colapsada de aguas servidas”.

El profesor Bello expresó que el Colegio Parroquia Macarao tiene un cráter de cinco metros de ancho por tres de profundidad, los niños no pueden jugar ese espacio porque representa un peligro. El preescolar que está aquí está totalmente cerrado por el colapso de la calle y allá arriba hay dos preescolares que desde que los construyó Aristóbulo Istúriz hasta la fecha no han funcionado. Le hago un llamado al alcalde Jorge Rodríguez para que se dé un paseo por esta parroquia.

En lo que va del año no han podido hacer deportes en la cancha del bloque 2 porque allí se depositan las aguas servidas de la parte alta.

Fotos: Norma Rivas Herrera



Participa en la conversación