Niños y adolescentes con hidrocefalia y epilepsia no reciben la atención adecuada en el Hospital Universitario de Maracaibo. La insalubridad empeora las condiciones de los hospitalizados

Nataly Angulo V./@natalyaav

Maracaibo. La carencia de insumos médicos motivó a protestar a las madres de los niños y adolescentes recluidos en la torre pediátrica del Hospital Universitario de Maracaibo.

“No hay medicinas y los niños se están muriendo. Cómo es posible que el Universitario esté en estas condiciones tan precarias. Las madres nos bañamos con potes de agua estancada”, denunció Maywyn Pérez, madre de una joven de 12 años con epilepsia.

Pérez, junto con otras 14 madres. denunciaron que el octavo piso de pediatría del centro asistencial está en “decadencia”. En esa sala se atienden a los menores con hidrocefalia y epilepsia. Relatan que hay chiripas y usan agua estancadas.

La falta de aires acondicionados y el “pésimo” mantenimiento de limpieza de las instalaciones empeoran la condiciones de los infantes con hidrocefalia, quienes corren el riesgo de infectarse debido a sus derivaciones encefálicas, explicó Maywyn Pérez. “Muchos se infectan y los llevan a UCI y ahí fallecen”.

La contaminación también tiene otro factor y se trata de que no se les administran las válvulas adecuadas. “Los niños se contaminan porque las válvulas que tenemos no son las originales para ellos y cuando llegan las originales las venden afuera”, contó Adriana Arias, quien cerró la calle frente al HUM para exigir ayuda de las autoridades de salud regionales y nacionales.

Los precios de las válvulas oscilan de entre 380 mil y 400 mil bolívares de acuerdo a las marcas de las mismas. La directiva del HUM se comprometió a cumplir con las exigencias.

Lee también
Mesas electorales ya están listas en el Zulia para este domingo

Esta no es la primera protesta que hacen las madres del octavo piso del área pediátrica. En octubre de 2015, protestaron por las mismas exigencias, falta de insumos médico y de aires acondicionados.

Foto: Cortesía Diario La Verdad


Participa en la conversación