La Alcaldía Libertador emitió un decretó en el que declara la expropiación y ocupación de los negocios que tenían años operando en esa parte del centro de la ciudad. Este martes los comerciantes colocaron los avisos de que estaban tomados.

Caracas. Un movimiento inusual se observó la mañana de este martes 24 de abril en los alrededores de la plaza El Venezolano. Una hilera de camiones aguardaba en un lateral de la avenida Universidad. Eran los únicos vehículos que la policía de Caracas dejaba estacionar. Carretillas iban y venían con cajas, piñatas, cartones y bolsas repletas de mercancías, sinónimo de una mudanza a toda prisa.

Mientras eso ocurría por una parte, en la plaza una mujer lloraba sin parar, mientras otra la consolaba. Ambas estaban confundidas. “Llegamos al trabajo y ya no hay nada”.

Las sillas, mesas, cajas registradoras, neveras, lámparas, bombillos, todo lo que había dentro del local estaba en la plaza. Eso era lo que cargaban los obreros hacia los camiones. Expropiaron el negocio. Toda la manzana. No nos están dando chance de nada. Tenemos 24 horas, dijo la señora.

La Alcaldía del municipio Libertador expropió los comercios que están frente a la plaza y la casa del Libertador.

A Flor Tovar, administradora de La Atarraya, un restaurante con más de 60 años de historia, le tomó solo una jornada desmontar su trabajo. Este martes no hubo comensales, tampoco mesas por servir, solo 31 empleados enmudecidos por la medida tomada por la Alcaldía. “Éramos parte del encanto del centro y nos cierran para poner quién sabe qué”.

60 años funcionando, somos parte de la memoria colectiva, patrimonio de la ciudad, agregó Flor Tovar, mientras le hablaba de la situación a los empleados.

Los transeúntes pasaban de un lado a otro sin inmutarse. Fue pasado el mediodía cuando Daniel García, arrendatario de una piñatería ubicada en el lateral de la manzana que da hacia a la avenida Universidad, decidió colocar un cartel en su local. “Estamos expropiados”. “Somos artesanos”.

Los 19 inquilinos de los locales afectados recibieron la notificación de la Alcaldía de Caracas del 20 de abril de este año, que reza:

“Todas aquellas personas que se crean con derecho de propiedad sobre siete inmuebles ubicados entre las avenidas Sur 1, equina de San Jacinto a Trasposo, con Pasaje Linares de la avenida Universidad, en las adyacencias de la plaza El Venezolano, presuntamente propiedad de José Fuscaldo, sucesión Manuel José Fuentes Gilly, Inversiones Champiñac 18 C.A., Venezuela Investiment Holding S.A., Francisco Fuscaldo y Fralumar S.A, fueron declarados expropiados por causa de utilidad pública o social y ocupación temporal”.

La notificación de la Alcaldía de Caracas

La coyuntura ensombrece la rutina instalada por décadas en El Pasaje Linares, como se llamó originalmente al callejón donde se exhibían piñatas y artículos para cumpleaños. El lugar se inserta dentro del Conjunto Urbano de San Francisco, declarado Bien de Interés Cultural en la Gaceta 36.762 del 11 de agosto de 1999.

Para María Jiménez, ese negocio es su sustento. Está preocupada porque tiene dos hijos. Relató que buscará un local para continuar la venta de artículos de piñatería. Mientras atendía a unos clientes, unos funcionario del Gobierno de Distrito Capital llegaron a cobrarle el aseo y su respuesta fue: «Entiende, estoy expropiada, cómo te voy pagar». Pese a la acción, aseguró que seguirá intentando vender en este país de la hiperinflación. «No pienso irme, pese a esta agresión».

Aún cuando algunos de los comerciantes entienden el carácter patrimonial de los bienes que ocupan, dicen desconocer el propósito del desalojo. Algunos especulan y sostienen que se trata de la ampliación de Páramo Café, una cadena de comida que opera en lo que fue el antiguo Hotel León de Oro y cuyos precios superan los tres sueldos mínimos por producto.

Entiendo que es un lugar patrimonial, pero hasta ahora no hay acuerdo ni oferta para la indemnización de los dueños. Todos nosotros estábamos alquilados, afirmó Elío Abinehme, otro de los afectados.

Si querían expropiar está bien, ellos están en su derecho, pero nosotros también. Nos están dando 24 horas para sacar la mercancía. Los trabajadores quedan por fuera. Nos citaron a una reunión en la Sala 4 de Parque Central este martes y cuando llegamos nos dijeron que solo era para los trabajadores y que con nosotros se reunirían después.

Esta fue la citación que les llegó para el día de hoy. Mabel Sarmiento Garmendia

Los trabajadores de La Atarraya fueron a esa cita en Parque Central y ahí lo que les ofrecieron fue conseguirles trabajo, el bono de 700.000 bolívares y una bolsa de comida, oferta que los consternó aún más.

Giuseppe, quien pidió mantener su apellido en reserva, estaba a la expectativa de que el plazo de desalojo se ampliara. «Tengo mucha mercancía que sacar, en un día es imposible». Tal como María Jiménez, aseveró que buscará las maneras de vender artículos de piñatas y regalos. «Este negocio lo inició mi padre, no lo podemos dejar».

La Atarraya uno de los restaurantes más famosos del centro cerró forzosamente 60 años de historia. Mabel Sarmiento Garmendia
La Atarraya, uno de los restaurantes más famosos del centro, cerró forzosamente luego de 60 años de historia.

En el transcurso del día a los comerciantes también les llegaron los cobradores de los impuestos municipales.

“Nosotros estamos al día, hemos pagado todo”, rebatió García, quien incluso fue en horas de la tarde a hablar con los miembros del colectivo Catedral. Ellos me dijeron que no sabían nada y que estaban dispuestos a apoyarnos hoy mismo si queremos, dijo a un grupo de comerciantes que se reunió en la plaza.

«Los locales afectados en su mayoría tienen dos y hasta cuatro pisos, difícilmente completan la mudanza en 24 horas. Además, está la situación con los empleados, hay que pagarles, esto no debió hacerse así, comentó Abinehne.

La medida de expropiación está ligada al proyecto denominado “Zona de desarrollo especial, cultural, turístico y socioeconómico del casco histórico de Caracas”, que se hará conjuntamente con el Gobierno del Distrito Capital, en el marco del convenio para la rehabilitación, revitalización y recuperación del casco histórico de Caracas.

Mabel Sarmiento
En 24 horas tienen que desalojar negocios que tienen hasta dos pisos de depósitos.

La decisión ejecutada en el centro no es un hecho aislado y se remonta a 2010, cuando el entonces presidente Hugo Chávez expropió La Francia y otros tres inmuebles alrededor de la Plaza Bolívar, donde ahora funcionan algunos establecimientos de comida, cuyas ventas han languidecido.

Esta última medida, resumida en el Decreto 0030 de la Gaceta Municipal 4303-1, fue presentada ante la Cámarapor la Dirección de Urbanismo. A propósito de ello, el concejal William Contreras, presidente de la Comisión de Urbanismo, señaló que la idea es rehabilitar toda la cuadra de Bolívar, pero no soltó más prenda del proyecto.

En la plaza se habló de que van a hacer pizzerías, un museo y cafés al estilo Páramo.

De hecho, Crónica.Uno consultó a la gerente de este negocio, Lecsi Largo, y ella dijo que no recibieron la visita de los funcionarios. “La estamos esperando”, pero luego acotó que “creo que no vendrán”.

Este comercio, que tiene cinco años funcionando, frente a los 30 que tiene la mayoría de los locales desocupados forzosamente, recibe al día 400 clientes, tiene 25 empleados y un café que ronda los 800.000 bolívares.

Quienes frecuentan el centro caraqueño y los visitantes no tan asiduos resienten los altos precios de los productos y critican la falta de alumbrado y seguridad que impone el temor en la zona. «Es necesario que se retomen los planes para mejorar el alumbrado. Hay mucha gente comiendo de la basura y eso es consecuencia de la crisis», agrega Haidee Jiménez.

Con información de Mayela Armas 

Fotos: Francisco Bruzco/Mabel Sarmiento Garmendia

Video: Mabel Sarmiento Garmendia


Participa en la conversación