Por primera vez un presidente no recorre las instalaciones castrenses. Nicolás Maduro optó por un acto en Caracas y por la  movilización, sin precedente, de un dispositivo de seguridad, que incluye camiones, ballenas y 192 efectivos que actuarán para reprimir si es necesario.

Caracas. “Sin orden, no entran”, advierten los soldados de guardia en los alrededores de Miraflores. El Palacio de Gobierno es, desde las últimas 72 horas, un búnker.

Las protestas en Catia, el asalto a una instalación militar, la protestas por la escasez de gasolina y el anuncio de manifestaciones por los “Soldados de Franelas”, entre otros, obligaron a reforzar la presencia militar y policial en Caracas, pero de manera especial en el centro del poder: el Palacio de Misia Jacinta, Palacio Blanco y Guardia de Honor Presidencial.

Cada 24 horas se cambia la guardia y el patrullaje se hace de manera periódica en el centro de Caracas, aunque algunos funcionarios no lo hacen con uniforme por cuestiones de inteligencia, indican fuentes gubernamentales.

“La inteligencia” aumentó en las últimas horas, pues el presidente Nicolás Maduro convocó a los militares al “Acto de Salutación” en el Poliedro de Caracas, por primera vez en la historia institucional, como si se tratara de una reunión del PSUV o cualquier organismo público, o la transmisión del programa de VTV, “Con el Mazo Dando”, del primer vicepresidente del partido, Diosdado Cabello, donde suelen pasar lista de asistencia.

Hasta Hugo Chávez (1999-2013), los presidentes recorrían las guarniciones principales del país y allí ofrecían sus mensajes de Navidad y Año Nuevo. En 2017, la historia es otra.

Maduro ordenó a las autoridades castrenses, el ministro de la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, y el comandante Estratégico Operacional, almirante Remigio Ceballos, traer a los jefes de las regiones y zonas Estratégicas de Defensa (Redi y Zodi) y a los comandantes de las guarniciones a Caracas para un “gran acto central” fijado en el Poliedro pero con la posibilidad de cambiarlo por razones de seguridad.

Lee también
TSJ en el exilio acuerda pasar a juicio a Maduro por corrupción y pide a la AN autorizar el proceso

A Padrino López le tocó visitar las instalaciones militares y, por supuesto, no solo dio un mensaje institucional, sino que repartió juguetes, ayudas y medicinas a familiares de sus subalternos y a los civiles.

Los informes de los componentes Ejército, Guardia Nacional, Aviación, Marina y la Milicia, revelan que desde el 26 de diciembre se movilizó a un contingente de militares, no solo para que hagan acto de presencia en la Salutación, sino para garantizar la seguridad presidencial y lo más importante: que ese día no se produzca una protesta en todo el perímetro por donde se movilizará la caravana presidencial y, por seguridad, en Caracas, debido al malestar social por el alto costo de la vida, el engaño del PSUV, gobernadores y alcaldes electos, al no entregar lo prometido en la campaña municipal y, en general, por la crisis económica que vive Venezuela.

Entre el 26 y 27 de diciembre, la cúpula militar ha verificado que los soldados y comandantes hayan efectuado las prácticas correspondientes, desde las 8:00 a. m., según radiogramas y fuentes castrenses de alta credibilidad a los que tuvo acceso Crónica.Uno.

“El acto de salutación presidencial está pautado para las 11:00 a. m., pero todo debe estar listo a la 7:00 a. m.”, explicaron.

En general, las “Instrucciones de Coordinación” a todos los componentes son las siguientes:

  • Los Comandantes de Unidades son responsables de la hidratación y alimentación de su personal.
  • La Seguridad, en ruta y en el sitio del despliegue, corre por parte de cada unidad participante.

Sin embargo, la atención se centra en el resguardo del orden público porque Maduro no quiere que se mueva una hoja ese día y, en el caso de que así sea, quiere ser él quien lo ordene. Por ello, se instruyó a la Policía Nacional y a la Guardia Nacional para que hagan una “profilaxis” —término usado para indicar que se hará una limpieza en la zona de personas indeseables o que amenacen la vida del Presidente.

Lee también
Maduro: 370.000 hombres de la FANB y la milicia cuidarán calles y centros electorales el 20-M

Antes y durante el tiempo que esté Maduro en el acto, se ordenó a la FANB y PNB el despliegue por los alrededores del Poliedro, Hipódromo, Coche y El Valle, Fuerte Tiuna y la autopista regional del Centro. El dispositivo contará con 5 camiones JAC, 2 vehículos VP4 Chipas 8×8, 32 motos, 4 barreras y 2 ballenas.

El Presidente no quiere que le saboteen o le dañen el acto, en el cual hará anuncios importantes, como la creación de una compañía de aviación militar; se espera que cambie el alto mando militar a pesar de que Padrino López espera la ratificación en el Ministerio y de Ceballos en el Ceofanb, afirmaron.

Otras indicaciones son:

  • El responsable de la seguridad y el orden, es decir, que no haya protestas —”guarimbas” como lo llaman desde los predios del Gobierno— es un oficial superior con el grado de “mayor”, como ayudante del comandante de la agrupación de parada.
  • Cada fuerza designará su Banda Marcial para que integre la Gran Banda Marcial de la FANB.

Los cuerpos de represión dispondrán de 4 Unidades, con un total de 192 efectivos de Tropa, divididos en pelotones de 32 guardias nacionales, un comandante de Compañía, dos comandantes de Pelotón y su banderín, quienes integrarán la agrupación de parada.

“Seguridad Urbana apoyará con el personal y medios necesarios para garantizar el mantenimiento del orden público en los lugares adyacentes donde se efectuará la actividad”, para lo cual se activarán los grupos de acciones especiales, en el caso de la GNB, mientras que el Conas usará 20 motorizados, explicaron las fuemtes

Foto referencial



Participa en la conversación