Los magistrados nombrados por la AN en 2017 señalan que corresponde a este poder público subsanar la falta absoluta del presidente de la República y comandante en jefe, luego de haber declarado la existencia de méritos para su enjuiciamiento. La audiencia de juicio por presunta corrupción entre Maduro y Odebrecht fue fijada para el 19 de julio a las 10:00 a. m. Juan Guaidó dijo que el lunes la directiva decidirá el tratamiento a dar al exhorto judicial.

Caracas. Dos decisiones en las últimas horas han emitido los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia instalados en el exilio. Por una parte, declararon el vacío de poder en los cargos de presidente de la República y comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; y por la otra fijaron la audiencia de inicio del juicio contra Nicolás Maduro por presunta corrupción.

La primera de las decisiones se adoptó el pasado 4 de julio. En la misma, la sala plena constituida en el exilio por magistrados electos en julio de 2017 por la Asamblea Nacional, determinan que una vez encontrados méritos para pasar a juicio a Maduro por presunta corrupción en su relación con la trasnacional Odebrecht, y por tanto de haber ordenado su separación del cargo, el Poder Ejecutivo y la Fuerza Armada quedaron descabezados.

Aunque la Constitución señala en su artículo 233 que correspondería al vicepresidente ejecutivo (Delcy Rodríguez) asumir la falta absoluta de Maduro, los magistrados también determinan que todo el gabinete ministerial, empezando por el vicepresidente, es ilegítimo. En tal sentido, los jueces exhortan a la Asamblea Nacional a llenar de inmediato el vacío de poder, “por aplicación extensiva en la línea de suceder en el cargo de presidente de la República”, que corresponde a este poder en determinados casos según el mismo artículo.

Lee también
Maduro anuncia la Gran Misión Cuadrantes de Paz para crear una "sociedad de seguridad"

Enjuiciamiento por presuntos delitos de Corrupción Propia y Legitimación de Capitales by Crónica Uno on Scribd

Con respecto a la segunda decisión, los magistrados perseguidos por el Gobierno e instalados en varias ciudades de la región, dictaron este viernes un auto en el cual fijan para el 19 de julio la primera audiencia del juicio por corrupción que ese organismo le sigue a Maduro.

Como se recordará, el pasado mes de febrero, la fiscal general destituida por la ilegítima ANC —así denominada por la UE y la AN— Luisa Ortega Díaz, solicitó un antejuicio de mérito contra Nicolás Maduro por considerar que entre 2012 y 2013 incurrió en hechos de corrupción en diversas contrataciones y ofrecimientos a la empresa constructora Odebrecht. En abril, el TSJ en el exilio admitió las pruebas presentadas por Ortega y autorizó —con la posterior venia del Parlamento— la realización de la audiencia de antejuicio de mérito. En mayo los magistrados decidieron el pase a juicio de Maduro y ordenaron su prisión.

AUTO CONVOCANDO A AUDIENCIA PRELIMINAR by Crónica Uno on Scribd

Directiva de la AN decidirá

El pasado 5 de julio ni el presidente de la Asamblea Nacional, Omar Barboza (UNT-Zulia) ni la junta directiva,  ni la consultoría jurídica de la AN fijaron posición sobre este asunto. Sin embargo, este viernes, consultado por Crónica.Uno, el jefe de la bancada de la Unidad, Juan Guaidó (VP-Vargas), declaró que el tratamiento que dará el Parlamento al exhorto judicial se va a decidir en la reunión de la junta directiva prevista para el lunes 9 de julio. “Se discutirá ese punto en la reunion del lunes y allí se decidirá el tratamiento en plenaria”, dijo.

Lee también
Ramón Guillermo Aveledo: No hay diferencias abismales entre Falcón, Machado, la MUD y AD

Guaidó recordó que la AN ha actuado conforme a sus competencias frente a la mala gestión y presunta corrupción de Nicolás Maduro y que en ese sentido, en enero de 2017 declaró el abandono de cargo y en abril pasado autorizó a los magistrados a iniciar el antejuicio de mérito correspondiente.

Autorizamos el pase a juicio porque hay pruebas que además la AN había venido investigando sobre el caso Odebrecht. Pero la gran diferencia entre Venezuela y Brasil es que en aquel país hay Estado de Derecho y aquí hay una dictadura. Aquí no va a pasar lo que pasó en Brasil, que los poderes designan a un presidente en sustitución del enjuiciado y el gobierno lo va a respetar, dijo.

Puntualizó que para resolver la crisis institucional y de vacío de poder que cunde al actual gobierno, es necesario rescatar el Estado de Derecho: Eso pasa por resolver la conducción de la oposición, la movilización interna, la presión internacional. Forma parte del proceso, pero no hay una fórmula mágica. En las actuales condiciones es muy probable que al designar constitucionalmente a una figura que llene el vacío, lo que estaremos designando sería a un nuevo exiliado.

Destacó que la actuación coordinada de la Asamblea, con los “buenos oficios de los magistrados en el exilio”, junto con la presión internacional y la movilización de calle, son todos elementos que “suman en dirección a recuperar la democracia”.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación