Declararon nulo el sistema electoral automatizado e instaron al CNE a diseñar, junto con las universidades, un sistema de voto manual auditable y seguro; declararon la inconsistencia del Registro Electoral y ordenaron su depuración antes de cualquier otro proceso comicial; y ordenaron el inicio de una investigación penal contra los rectores del CNE por la presunta comisión de delitos electorales.

Caracas. Los magistrados de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en el exilio determinaron la nulidad del sistema electoral automatizado desarrollado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) por considerar que “no garantiza la confiabilidad y transparencia del voto”.

En tal sentido acordaron, por una parte, abrir una investigación penal contra los rectores del CNE y los directivos de las empresas proveedoras de la plataforma automatizada (Smartmatic y Bitza) por la presunta comisión de delitos electorales y violación de derechos políticos en detrimento del pueblo venezolano. Además de “establecer la responsabilidad penal, si la hubiere, en delitos relativos al patrimonio público” en relación con las licitaciones y contrataciones de empresas por parte del CNE.

Por la otra, los magistrados exhortaron a la Asamblea Nacional (AN) para que de conformidad al artículo 296 de la Constitución inicie el proceso de selección y designación de nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral, garantizando árbitros idóneos e imparciales, no vinculados a organizaciones con fines políticos, que puedan generar la imparcialidad, transparencia y eficacia en la organización, administración, dirección y supervisión de los próximos procesos electorales.

En ponencia del magistrado Domingo Salgado, y basados en una serie de entrevistas con expertos en materia electoral, los magistrados ordenan al CNE que junto con las universidades, partidos, la Academia y el Colegio de Abogados, diseñe e implemente un sistema de votación y escrutinio fundamentalmente manual, con preeminencia del voto físico o papeleta electoral, donde el uso de la tecnología e informática sea auxiliar y solo en beneficio de la celeridad, publicidad, transparencia y eficiencia del voto, escrutinio y totalización.

Todo lo anterior “con el objetivo de recuperar la confianza pública de los ciudadanos en el sufragio, como la forma legítima de participación democrática”.

Lee también
MUD exige aclarar responsabilidades por tragedia en el club Los Cotorros

En el fallo de 18 páginas publicado este miércoles en la cuenta Twitter del TSJ en el exilio, los altos jueces también declaran “la inconsistencia del Registro Electoral” y ordenan al Poder Electoral a su inmediata y exhaustiva depuración, “previo a la realización de cualquier proceso electoral y con la participación obligatoria de las universidades, los partidos políticos, los grupos de electores y la Academia de Ciencias Políticas y Sociales”.

Los magistrados exigen al CNE corregir las identidades de los ciudadanos inscritos en el RE, verificar las actas de nacimiento e información sobre el lugar de residencia, excluir a los fallecidos e inhabilitados por decisión judicial, y generar un archivo digitalizado confiable que contenga además de sus datos de identificación, los registros biométricos y las direcciones de cada elector, el cual debe estar a la disposición de las organizaciones políticas antes de la celebración de cada elección.

Finalmente, los integrantes de la Sala Electoral del TSJ en el exilio remitieron copia de su decisión a la OEA, el Grupo de Lima, la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios, la Academia Nacional de Ciencias Políticas y Sociales y la Federación de Colegios de Abogados de Venezuela.

Lea aquí la sentencia completa:

Sentencia Del Sistema Electoral (SE-2018-001) by Crónica Uno on Scribd

Los magistrados que suscriben la sentencia junto con el ponente son el presidente de la Sala Electoral, Rommel Gil, y los integrantes Álvaro Marín e Ildefonso Ifill. Como se sabe, estos magistrados fueron designados como tales por la Asamblea Nacional junto con otros 29 altos jueces entre principales y suplentes, el 21 de julio de 2017. Desde entonces, el Estado venezolano desconoció su designación y autoridad e inició una persecución judicial en su contra, logrando encarcelar a uno de ellos durante varias semanas (Ángel Zerpa). En octubre de 2017, los magistrados se constituyeron como el Tribunal Supremo de Justicia en el Exilio.

Lee también
MUD no le hace swing a elección de concejales: "Nuestro objetivo son las presidenciales"

Foto: Cortesía magistrados en el exilio



Participa en la conversación