Los analistas Piero Trepiccione y Ricardo Sucre atribuyeron la victoria de AD en los comicios de base a su capacidad de movilización y su posición frente a las regionales.

Caracas. Contra algunos pronósticos, en las primarias de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no lograron imponerse los partidos más nuevos de la alianza, sino AD, una de las organizaciones más antiguas del país. Este lunes, la Comisión Electoral de Primarias de la Unidad anunció el resultado de los comicios de base en 13 estados. En 8 de ellos se impuso la tolda blanca, que se suman a los otros dos abanderados de esa organización designados por consenso. Con esto AD se asegura 10 de los 23 aspirantes que presentará la Unidad para las elecciones de octubre.

Los analistas Piero Trepiccione y Ricardo Sucre atribuyeron la victoria del partido más emblemático de la denominada “IV República” a distintos factores. Trepiccione recordó que, en los procesos de primarias, la participación de los electores oscila entre 3 % y 12 %, por lo que los candidatos que cuentan con estructuras partidistas con capacidad de movilizar electores suelen llevarse la victoria. “En estos procesos el peso de la maquinaria es demasiado importante. AD es un partido fuerte y con una militancia bien organizada”, expresó.

El politólogo agregó que el “clima político” del país, tras las manifestaciones de calle contra el Gobierno y la instalación de la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente (ANC), jugó en contra de las otras organizaciones políticas, que asumieron un papel más protagónico durante las protestas contra Maduro. “Se vieron perjudicados por el clima de opinión política, de desánimo, frustración y desencanto de un sector de la población, que tiene serias dudas de participar en este proceso electoral y no se movilizó (…). Sobre todo, los sectores de clase media, que no están alineados con la idea de votar y que representan alrededor de 20 % ó 25 % de la población, es una cifra significativa”.

Para Ricardo Sucre, en cambio, la maquinaria no jugó un papel determinante en los comicios. A su juicio, la posición que asumió el secretario general del partido, Henry Ramos Allup, fue determinante en la decisión de los electores, que recompensaron su llamado a votar. “Fue la política que AD escogió y él supo interpretar el momento. La gente quiere ir a las regionales. En las encuestas salía, pero ese no fue un tema de la oposición, porque su tema era crearle una crisis al Gobierno. Interpretó, con olfato político, para saber que había una segunda variable, que el país estaba cansado del conflicto”.

Lee también
Pizarro: “La forma más importante de insubordinación y de rebeldía en el barrio es el voto”

Señaló que tanto AD como La Causa R con su candidato en el estado Bolívar, Andrés Velásquez, salieron favorecidos por su posición de llamar a votar en los comicios de gobernadores. “La Causa R fue más clara en eso. En AD lo asumieron como una política, sin decir que fueron regionalistas, Ramos Allup más bien viene del salidismo, llegó a la AN así. Dice tonterías, pero no las comete, y muchos políticos veteranos dicen y hacen tonterías. Él tiene el olfato para saber cuándo ser radical y cuándo no”.

Sin embargo, ambos analistas mencionaron el caso del Zulia, en donde la maquinaria de Un Nuevo Tiempo (UNT) fue derrotada por un liderazgo emergente, como el de Juan Pablo Guanipa de Primero Justicia (PJ). Eveling de Rosales pierde, no por la maquinaria de UNT, que es la mejor del estado Zulia. El tema es que ella venía cumpliendo el rol de alcaldesa de Maracaibo y la valoración de gestión de Eveling no era la más adecuada, eso derrotó a la maquinaria, expresó Trepiccione.

Nuevos y viejos liderazgos

Otro aspecto que resaltó de las elecciones de base fue la victoria de algunos liderazgos tradicionales sobre dirigentes más jóvenes. Este fue el caso de Alberto Galíndez en Cojedes, Guillermo Call en Monagas y la aparente victoria de Bernabé Gutiérrez en Amazonas, todos exgobernadores de esas entidades.

“Me da la impresión de que la gente no está en contra de los candidatos nuevos. Sacaron votaciones buenas, no quedaron en el foso. El venezolano es un elector sofisticado. La gente castigó las gestiones de Rosales y [Patricia de] Ceballos [Táchira]. No quedaron detrás de la ambulancia, pueden ser figuras a futuro. También la gente puede estar rememorando una suerte de etapa de oro de la descentralización, en la que estuvieron algunos de esos exgobernadores”, señaló Sucre.

Según Sucre, la MUD sale fortalecida pues ya cuenta con candidatos para enfrentar al Gobierno en el terreno electoral. “La Mesa rearmó su cuadro de poder concreto y real y vamos a ver si puede administrarlo bien o volverá, como en otro tiempo, a lanzarlo y perderlo en una noche”.

Para Trepiccione, habrá que esperar a ver el desarrollo de la campaña y la capacidad de la MUD para volver a reagrupar sus fuerzas. “Si fue un proceso cargado de caldeamiento de ánimos, insultos y zancadillas, eso hace que la parte perdedora no se incorpore, en la misma magnitud en la que debería hacerlo o si en otros casos fue sano, sin violencia verbal o escarceos. Ahí la maquinaria se reunifica más rápido. Ahorita el peso de la opinión pública está orientada a los partidos de oposición. Ellos parten con la primera opción de ganar en sus estados. Se verá en los aciertos y errores en la conducción política de la campaña”.

Foto: Archivo



Participa en la conversación