Los apagones en el Zulia dañaron 21 equipos de Hidrolago y el agua sigue llegando turbia.

Maracaibo. Los habitantes de la capital zuliana tienen un mes padeciendo por las fallas en el suministro de agua potable. Los sectores del norte y oeste de Maracaibo son los más afectados con 20 días sin bombeo. Bañarse, preparar comida y hasta ir al trabajo es toda una odisea que los zulianos sortean a diario.

Las reservas que muchos guardaban con recelo en sus hogares ya están secas, así lo confirmó Mirta Espina.

Las pipas, el cilindro y los botellones que tengo de reserva ya tocaron fondo. Tengo tres días que no me baño y dos semanas sin ir al trabajo porque no tengo agua para cocinar ni lavar ropa. Hemos retrocedido en el tiempo porque ni siquiera se consiguen botellones. Los que logró comprar los usa mi nieta porque el agua está llegando marrón y no la podemos bañar con eso. Ya estamos desesperados”.

Los camiones cisterna, que son la salvación de muchos, también desaparecieron. Raúl Urdaneta, dueño de un camión aclaró que en los llenaderos no hay agua. “Lo que más hacemos es ir a los pozos clandestinos y cargar de agua salada, pero la gente no quiere dar 3000 bolívares soberanos por el camión. Yo no vendo por pipas porque ruedo más el camión y no rinde. Aquí todos estamos secos”.

El algunos sectores como Las Mercedes, Los Membrillos, Haticos y avenida El Milagro, entre otros, los ciudadanos pasan horas en las vías principales “cazando” algún camión.

Venimos todos los días con los potes y las carretillas a ver quién nos vende agua porque los camiones no pasan para el barrio. No tenemos agua ni para cepillarnos la boca”, reforzó Albert González, habitante de San Isidro.

Según Hidrolago, el servicio de bombeo se sigue ejecutando, el problema radica en la presión, lo que limita su llegada a varias zonas.

“Durante los bajones se dañaron 21 equipos y se están reparando, pero no todos al mismo tiempo. Se está haciendo poco a poco. En la potabilizadora Alonso de Ojeda —Planta C—, de cuatro equipos solo están funcionando dos. En Tulé, que es nuestra estación plus ultra, de seis unidades (motor y bomba) solo están funcionando tres. Que no haya estos equipos perjudica notablemente la presión del agua porque los servicios de agua (bombeos) no se detienen y se hacen cada 72 horas aproximadamente para lograr que haya un poquito más de presión en las tuberías”, afirmó una fuente de la hidrológica que prefirió el anonimato.

Agua turbia

Lee también
En Parque Valencia los servicios públicos brillan por su ausencia

La sedimentación que se ha producido en los embalses luego de las recientes lluvias ha traído como consecuencia que en los hogares de Maracaibo llegue el agua turbia. Sin embargo, Hidrolago ha reiterado que siguen aplicando todos los procesos químicos y bacteriológicos para que esta siga siendo potable, incluso cuando puede llegar a los hogares con colores amarillentos o con tonos más opacos. Aconsejaron hervirla antes del consumo.

A pesar de que la gobernación anunciara una inversión de 60 millones de dólares para Planta C, esos trabajos tendrán una duración de dos años. Mientras tanto, el agua no llega a varios zonas de la ciudad, lo que afecta no solo hogares sino también locales comerciales, escuelas, hoteles y hospitales.

Precios

Un botellón de agua cuesta 200 bolívares soberanos.

Una pipa de agua se vende por 400 bolívares soberanos.

Un botellón de cinco litros de agua mineral cuesta 700 bolívares soberanos.

Foto: Referencial


Participa en la conversación