El joven de 22 años recibió burlas y críticas por su fallida actuación en el Mundial de Esquí de Finlandia, al que llegó por invitación pese a admitir no haberse preparado.

Caracas. El video de la participación del maracayero Adrián Solano en el Mundial de Esquí en Finlandia despertó las sospechas sobre la condición de atleta de un venezolano que, al menos en sus perfiles de redes sociales, no deja el más mínimo rastro de dedicarse al deporte de alta competencia.

Solano no terminó en la modalidad de cross country y en la de sprint llegó último, en una actuación que generó las más diversas burlas por la manera inexperta y accidentada con la que se desenvuelve en el recorrido. El joven de 22 años salió en enero para Suecia vía Francia, con la intención de prepararse para la justa finlandesa, pero las autoridades galas lo enviaron de vuelta al país por sospechar que quería quedarse en suelo francés al no presentar ni dirección ni la documentación que lo acreditara como un esquiador.

Tras el incidente, un aficionado a los deportes de origen finés organizó una colecta que ayudó a sufragar el boleto aéreo y la estadía de Solano en Finlandia para anotarse en el certamen al que “extrañamente” fue invitado.

“Sé que no tengo la preparación y características de un atleta de esquí profesional pero voy a dar mi mayor esfuerzo”, admitió Solano en declaraciones a la emisora Unión Radio. El aragüeño aseguró haber llegado a Francia por sus propios medios y negó que su inscripción en el Mundial haya sido financiada por el Gobierno venezolano, si bien su expulsión de Francia tuvo que ser aclarada a petición de la Cancillería.

Irrespeto

Un experto en la disciplina del Esquí que prefirió mantener su nombre en reserva criticó la ligereza de Solano de anotarse en un evento para el que claramente no estaba preparado:

“Este hombre la verdad no tiene el más mínimo respeto por la profesión de un atleta élite. Aquí no solo se trata del trabajo y la dedicación de un deportista de alta competencia, sino también del regalo genético”.

“El hecho de que [Solano] sea joven y de escasos recursos no tiene nada que ver. Hay muchos jóvenes europeos de clase baja que lo dan todo por participar en una Copa del Mundo de Esquí y la verdad no les da los recursos ni tienen el talento necesario. Eso sí, tienen mejor condición física”, cerró el especialista.

Según Solano, la repercusión que tuvo su video y la historia de su actuación en Finlandia le valió invitaciones para ser entrenado en Rusia, Bélgica, Polonia y Finlandia. Por ahora, le toca regresar a Venezuela donde le es imposible darse el lujo de desplazarse por la nieve.

Foto referencial



Participa en la conversación