Más de 100 pacientes trasplantados en Aragua corren riesgo de morir por falta de inmunosupresores

Desde octubre del 2018, el IVSS en la región no otorga los inmunosupresores indispensables para evitar rechazo del trasplante. Pacientes sostienen que ya han fallecido cinco personas, aunque sospechan que la cifra es más alta.

Macaray. Bertha Aular no tiene más de 30 años y ya ha sufrido dos infartos. Pero además, desde noviembre del 2018 no recibe el tratamiento inmunosupresor que requiere para no rechazar el trasplante de riñón y que debe proveerle el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

Como ella, más de 100 trasplantados corren el riesgo de morir. Pese a ello, el IVSS en Aragua se limita a prometer una entrega de medicamentos que nunca se concreta.

Bertha teme por su vida. Este 25 de febrero tuvo que madrugar frente a las puertas del IVSS de San José, confiada en la promesa del director de ese centro asistencial, Benito Aguilera, quien le aseguró la semana pasada que este lunes recibiría los medicamentos.

Voy para 8 años trasplantada y vivo en una lucha constante por los medicamentos. ‘Que vente mañana, que vente pasado mañana, date vuelta para ver cuándo llegan’. Y el viernes el director del Hospital junto con la doctora de la farmacia, nos dijeron que con seguridad este lunes. Aquí estamos desde las 4 de la madrugada esperando y a las 8 de la mañana el mismo director nos dijo que no había medicamentos porque el camión no llegó, dice con mucha frustración, secundada por sus compañeros que, al igual que ella, temen morir en cualquier momento.

De hecho, desde diciembre del 2018 hasta enero del presente año, ya han fallecido 5 pacientes, según comentan algunos de los trasplantados, aunque creen que la cifra es mayor, pues varios han decidido esperar la muerte en sus hogares ante la imposibilidad de acceder al tratamiento que el Seguro Social está obligado a suministrarles.

Lee también
Pacientes con enfermedades crónicas exigen insumos y medicinas frente al Seguro Social

De acuerdo con cifras extraoficiales, en Aragua —hasta el 23 de enero de 2018— existían al menos 120 trasplantados de riñón que dependían del suministro de inmunosupresores por parte del IVSS. Un año después, la cifra de pacientes ha disminuido: algunos se han visto obligados a irse del país ante la falta de medicamentos, varios han rechazado el trasplante ante la falta de tratamiento y otros han muerto.

En Aragua, los trasplantados de riñón deben acudir a las farmacias del Seguro Social de San José en Maracay, IVSS La Ovallera, en el municipio Libertador y el Seguro Social Luis Richard en La Victoria, las únicas autorizadas para suministrar el tratamiento. Los pocos pacientes que han recibido el tratamiento también se quejan de que casi siempre se los entregan incompleto y ante la escasez de los medicamentos, algunos familiares de pacientes fallecidos donan los fármacos a aquellos que los requieren.

Otra de las denuncias que formularon los trasplantados de riñón es que uno de los medicamentos que han recibido de manera esporádica y que conforman el tratamiento, les produce reacciones peligrosas para su ya deteriorada salud.

Se refieren específicamente al micofenolato mofetilo —proveniente de la India— y que les causa cuadros diarreicos, provocándoles, además, serias descompensaciones a su ya maltrecho organismo.


Participa en la conversación