El sábado a la medianoche, decenas de personas se instalaron a las afueras de la segunda etapa del urbanismo aún sin culminar, donde Nicolás Maduro otorgó la vivienda 1 millón en diciembre del 2015. La toma “simbólica” causó preocupación en los residentes del urbanismo, quienes solicitaron la intervención policial.

Maracay. Desde la medianoche del sábado 27 abril, más de 70 familias se apostaron a las afueras del Urbanismo Antonio Ricaurte, ubicado en el sector 7 de Caña de Azúcar, en el municipio Mario Briceño Iragorry del estado Aragua, exigiendo la asignación de viviendas.

La obra habitacional consta de 1520 apartamentos, de los cuales 870 están sin concluir, pese a que fue en ese urbanismo en el que Nicolás Maduro entregó la vivienda 1 millón en diciembre de 2015, luego de casi 5 años de iniciada la construcción por orden del fallecido presidente Hugo Chávez. El urbanismo de 34 torres incluye una segunda etapa cuyos apartamentos se encuentran aún en obra gris, pese a que su culminación fue prometida para 2016.

Los tomistas, en su mayoría mujeres con niños, exigieron a las autoridades municipales y regionales la adjudicación de apartamentos dentro del complejo habitacional, construido a través del convenio China-Venezuela. Ante una inminente ocupación ilegal, los 670 residentes del urbanismo alertaron a los cuerpos policiales para detener la invasión.

Extraoficialmente, se pudo conocer que varias personas fueron detenidas y presentadas en el palacio de Justicia de Maracay este lunes en horas de la mañana. Se desconoce el número exacto de detenidos hasta ahora, entre los que se encontraría un familiar del exalcalde de MBI, Delson Guárate, detenido en 2016 y quien a finales de 2017 escapó del país pese a las medidas cautelares que le fueron impuestas.

Lee también
Cuatro presos políticos de Aragua fueron excarcelados

Ante la alarma de invasión, el concejal del municipio Iragorry, Wilmer Era, acordó una reunión en la cámara municipal el próximo jueves, para buscar una salida a la exigencia de los tomistas que aseguran no tener viviendas desde hace muchos años, pese a las reiteradas solicitudes de adjudicación.

De hecho, 7 meses después de la entrega de la primera etapa del urbanismo, el Movimiento de pobladores y patrullas de la UBCh, Pedro José Muguerza responsabilizó al general Víctor Flores, para entonces presidente del Instituto Autónomo para el Desarrollo del municipio Mario Briceño Iragorry —una instancia paralela a la alcaldía en manos de la oposición en aquel momento— de dejar sin viviendas a 284 familias y permitir una invasión al complejo habitacional.


Participa en la conversación