Enzo Taberoa, de 24 años, recibió una puñalada en el intercostal izquierdo. Fue llevado a un hospital en Ocumare del Tuy pero no había ni insumos ni médicos que lo atendieran, así que tuvieron que trasladarlo al Llanito.

Caracas. Por tratar de defender a su hermana y a su cuñado en una pelea con un cliente, Enzo Kleiver Taberoa Pinto, de 24 años, fue asesinado de una puñalada en el intercostal izquierdo en el sector El Chaparral de Ocumare del Tuy.

El joven fue la mañana del pasado sábado 13 de mayo al taller mecánico de su hermana y su cuñado, cuando llegó un cliente molesto porque no le habían entregado su carro. Se generó una discusión que terminó en pelea, ya que el vehículo de ese sujeto tenía un año ahí y no lo había sacado por no tener el dinero completo.

El presunto homicida fue detenido y su padre, quien lo acompañó, está en fuga.

Familiares de la víctima, quienes prefirieron no identificarse, sostuvieron que los sujetos ahorcaron a la hermana de Enzo y golpearon a su cuñado, y por eso se metió a defenderlos. Ambos se encuentran lesionados, pero fuera de peligro.

Lee también
Asesina a su expareja frente a su hija y luego se suicida

Ellos habían llegado a un acuerdo con el dueño del carro para que cancelaran. Quizá vendiendo uno o dos cauchos, así iban a ir pagando poco a poco porque las cosas están muy caras y las reparaciones más, pero todo terminó con violencia, la gente está reaccionando violentamente por cosas pequeñas, dijo un pariente.

La víctima fue trasladada al hospital Simón Bolívar de Ocumare del Tuy pero no había insumos ni médicos que lo atendieran, así que luego de buscar un carro particular para trasladarlo —tampoco había ambulancias— lo llevaron hasta el hospital Domingo Luciani, en El Llanito.

Lee también
Los ocho quirófanos del hospital Vargas están parados desde el 30 de abril

Se conoció de manera extraoficial que durante el fin de semana fueron ingresados al menos 35 cadáveres a la morgue de Bello Monte.

Llegando al centro médico le dio un paro respiratorio pero los doctores lograron reanimarlo y aunque lo operaron, falleció momentos después debido a los daños internos.

“Hay maneras de resolver las cosas, pero no con violencia, no haciendo este tipo de cosas. Semanalmente se pierden hijos y vidas por falta de atención médica y por la violencia. Las autoridades deben tomar cartas en el asunto”, señalaron dolientes desde la morgue de Bello Monte.

El joven trabajaba ayudando a su padre en la fabricación de calzados, pero desde hace semanas estaba arreglando sus papeles para volver a la universidad y terminar de estudiar Seguridad Industrial. Vivía con sus padres en Ocumare del Tuy.

Foto referencial: Miguel González



Participa en la conversación