Médicos del HCM paralizan actividades y exigen libertad de residentes detenidas

“Libertad, libertad”. Así coreaban al unísono, médicos especialistas y residentes del Hospital Central de Maracay, reclamando la inmediata liberación de las tres médicos residentes de ese centro asistencial, que fueron detenidas por el Cicpc e imputadas por un tribunal de violencia de género.

Maracay. Todos los médicos que laboran en el Hospital Central de Maracay, incluyendo a los residentes, adjuntos y especialistas, solo atenderán las estrictas emergencias que se presenten en el centro asistencial, como protesta ante la detención e imputación de tres médicos residentes de la Universidad de Carabobo,  acusadas de homicidio y tráfico de menores, entre seis delitos que les impuso el tribunal de violencia de género del estado Aragua.

La decisión unánime fue tomada en medio de una nutrida asamblea realizada en el núcleo docente de la UC que funciona en el HCM, en la que participaron además de los médicos residentes de todas las especialidades, médicos especialistas, jefes de departamento y adjuntos, así como enfermeras y miembros del sindicato de empleados y obreros del sector salud de la región. Esperan en cualquier momento, el respaldo y pronunciamiento de la Federación Médica Venezolana y la Sociedad venezolana de ginecología y obstetricia.

De esta manera, quedan suspendidas la atención médica electiva y las actividades docentes de la Facultad de ciencias de la salud de la Universidad de Carabobo en el HCM,  para que los médicos  residentes acudan a las actividades de protesta que definirá el comité de conflicto conformado durante la asamblea y en el que hay representación del colegio médico, de las enfermeras, del Sunepsas, de la Sociedad de médicos internos y residentes, Somir, y de la Universidad de Carabobo.

“Libertad, libertad, libertad, libertad”. Así coreaban al unísono, médicos especialistas y residentes del Hospital Central de Maracay, reclamando la inmediata liberación de las tres médicos residentes de ese centro asistencial, que fueron detenidas por el CICPC e imputadas por un tribunal de violencia de género del estado Aragua, con los delitos de homicidio intencional calificado, violencia obstétrica, esterilización forzada, asociación para delinquir, tráfico de personas y alteración y ocultamiento de documento público.

A la asamblea de médicos residentes del principal centro asistencial del estado, acudió el Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Carabobo, profesor José Corado, quien de manera enérgica rechazó en nombre de toda la universidad, la arbitraria detención de la que fueron víctimas las estudiantes de postgrado de obstetricia, Laura Eliza Murillo Bastardo, Gabriela Alejandra Zavala Gámez, y  Geraldine Andreina Arias Pérez,  detenidas el pasado jueves 25 de octubre en el Cicpc de Caña de Azúcar, al que acudieron luego de ser citadas a declarar, por la denuncia que el esposo de una parturienta interpuso y en la que acusa a las médicos de supuesta mala praxis y rapto de niños.

 “Nosotros no estamos tumbando gobierno, nosotros estamos exigiendo ejercer nuestra profesión de la mejor manera posible y que saquen a esas muchachas de esa cárcel. No vamos a hacer actos violentos o reñidos contra la constitución y las leyes, vamos  a hacer actos para el ejercicio de nuestro derecho y de los pacientes que debemos atender con conocimientos y corazón como se hace en todos los hospitales del país, a pesar del  ambiente de hostilidad contra el médico  y de la profunda y severa crisis sanitaria que vive el país”.

Dejó muy claro el Decano de la Facultad de ciencias de la salud de la UC, que no se trata de abandonar las emergencias hospitalarias, pero tampoco de permitir que se siga abusando  de los médicos al colocarlos en condiciones de trabajo indignas y después responsabilizarlos de la precariedad del sistema de salud y de sus lamentables consecuencias en los pacientes.

La Universidad de Carabobo- dice Corado- está plenamente consciente que debe brindar un apoyo intenso, masivo, con voluntad y con toda la energía posible, para que a esas tres muchachas las liberen inmediatamente

Como se sabe, las médicos fueron presentadas por la Fiscalía 4ta. del Ministerio Público, cuya instancia precalificó los delitos de homicidio intencional calificado, violencia obstétrica, esterilización forzada, asociación para delinquir, tráfico de personas y alteración y ocultamiento de documento público. El viernes 26 de octubre y  luego de más de 12 horas, la audiencia fue diferida para el sábado 27, con el agravante que el Tribunal 7mo. de Control, a cargo del juez Christian Johan Conde Pinto, declinó la causa y esta fue remitida al Tribunal de violencia de género.

Fue este tribunal, el sábado en horas de la noche, que ordenó la privativa de libertad de las médicos quienes se encuentran recluidas en la sede central del Cicpc de la región.

Fotos y videos  Gregoria Díaz


Participa en la conversación