Kleivis Ruíz presuntamente se enfrentó a funcionarios de la Fuerza de Acciones Especiales de la PNB en el sector Villa Zoila. La noche del martes cayeron cinco sujetos en una balacera en El Naranjal.

Caracas. Cayó un inocente. Los familiares de Julio César Salazar Acosta, de 23 años, denunciaron que una comisión de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) lo mató de manera injusta mientras realizaban un operativo en el sector El Naranjal de la Cota 905.

La noche que le propinaron múltiples impactos de bala, el martes 8 de agosto, ultimaron a cuatro sujetos más, presuntos delincuentes. Los vecinos de El Paraíso escucharon cuando detonaron una granada en medio de la balacera.

Pero los tiroteos no cesaron en la Cota 905, pues la noche de este jueves 10 de agosto mataron a otro supuesto antisocial identificado como Kleivis Oswaldo Ruíz Contreras, en el sector Villa Zoila.

Lee también
No hay rastro de 2 jóvenes desaparecidos en Barlovento en casi 3 meses

Según la versión policial, funcionarios del FAES se encontraban efectuando investigaciones a la banda del “Galvis”, se presume que con varios secuestros y homicidios en su haber, y se encontraron con el joven quien se les enfrentó con una escopeta.

Alias “Oswaldito”, se escondió en un antiguo preescolar de la zona y ahí cayó herido. Falleció en el hospital Pérez Carreño y se conoció de manera extraoficial que estaba fugado de la División de Vehículos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), en Quinta Crespo, con fecha del 13 de julio de 2015.

En total, en menos de tres días mataron a seis hombres en enfrentamientos, de acuerdo con la versión policial. Sin embargo, Raiza Salazar, hermana de Julio César, desmintió que él le haya disparado a los uniformados porque padecía discapacidad intelectual.

Los funcionarios perseguían a alias “el Cataco” quien se escondió en la casa del joven. “Mi hermano comenzó a pegar gritos por su condición especial y salió de la casa, y ahí le dispararon”.

Por la discapacidad intelectual de Julio César, aunque tenía 23 años su mente era como la de un niño de 10. La comisión irrumpió en su casa, tras la pista del presunto delincuente.

Lee también
Madres cuidan la lucha de sus hijos en la “resistencia”

Otro de los cinco ultimados la noche del 8 de agosto fue John Kleiver Tovar Rodríguez, de 16 años. Sus parientes señalaron que a las 9:00 p. m. iba a visitar a su novia, al lado de la casa de Julio César, y se encontró con el tiroteo.

Además de alias “el Cataco”, quien fue asesinado, también ultimaron a “Cheo” y “Nono”, presuntamente vinculados con el homicidio del juez Héctor Moncada, en la avenida Páez de El Paraíso.

Violación de DDHH

En 2015, el Gobierno ejecutó la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) para disminuir los índices de la violencia. En enero de 2017, el presidente Nicolás Maduro le cambió el nombre a Operación de Liberación Humanista del Pueblo (OLHP) debido a las graves violaciones que se cometieron durante los operativos, que iniciaron el 13 de julio en la Cota 905.

Durante el informe anual de 2016 de la fiscal Luisa Ortega Díaz, presentado el 31 de marzo, en la OLP se contabilizaron 241 muertes por las que fueron imputados 80 funcionarios y acusados 17. Y en 2015 el saldo fue de 245 fallecidos.

Según el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), en su informe Redadas Policiales y Militares en Comunidades Populares y de Inmigrantes, los operativos policiales han dejado evidencias de que los miembros de las fuerzas de seguridad han cometido graves abusos.

Las autoridades venezolanas no han investigado adecuadamente los hechos denunciados. Algunos testigos y víctimas se han mostrado renuentes a hablar sobre abusos gubernamentales por temor a sufrir represalias, indica el informe.

En los casos que se presenta el informe de Provea sostuvieron que algunas de las personas que murieron por disparos no representaban una amenaza. “En varios de estos casos, los agentes habrían provocado la muerte de personas que estaban bajo su custodia y en al menos un caso la víctima estaba acostada en su propia cama”.

Foto referencial: Angeliana Escalona



Participa en la conversación