Solo grandes cadenas de farmacias y automercados abrieron sus puertas en Carabobo. Las colas en estaciones de gasolina son interminables.

Valencia. Grandes colas en estaciones de gasolina, supermercados y farmacias se registraron este lunes, después de 80 horas sin servicio eléctrico, en la Gran Valencia, integrada por los municipios San Diego, Naguanagua, Guacara, Libertador y Valencia.

El presidente de Fedecámaras Carabobo, Carlos Luis González, aseguró que menos del 10 % del sector comercial en el área metropolitana de Valencia abrió sus puertas. “Durante un recorrido solo vimos abiertas grandes cadenas de farmacias y de supermercados, una que otra tienda de repuestos automotrices y talleres mecánicos”.

Manifestó que la falta de Internet y la inestabilidad en las telecomunicaciones imposibilita las transacciones bancarias. “No hay puntos de venta, la mayoría de los locales están recibiendo únicamente dinero en efectivo”.

Relató que durante el apagón nacional que se registró desde el jueves a las 4:55 de la tarde por fallas en Guri, en la entidad carabobeña se presentaron diversos focos de protestas que desencadenaron saqueos en el municipio Naguanagua. “Fueron afectados bodegueros y abastos, los cuerpos de seguridad del Estado reprimieron con gases lacrimógenos a quienes ejercieron la acción”.

También mencionó que recibió reportes de tres centros de salud privados que, debido a la falta de agua, no pudieron realizar diálisis a pacientes renales.

En cuanto al sector industrial, refirió que este lunes, pese a que no acataron el llamado a día no laborable, muchos trabajadores se vieron imposibilitados de acudir a sus puestos de trabajo, pues debieron dedicar la jornada a cargar combustible en sus vehículos y recuperar los alimentos que perdieron. De 6000 empresas que integraban el parque industrial de Carabobo, apenas quedan 540 operativas.

Lee también
#MegaApagón deja a hospitales de Catia a oscuras, sin ascensores ni aire acondicionado

Comerciantes regalaron alimentos

González indicó que muchos comerciantes con productos perecederos optaron por rematar las carnes y hasta llegaron a regalar alimentos para que no se perdieran.

Algunos ciudadanos manifestaron que hubo comercios que cobraron en dólares ante la falta de efectivo. Javier León, que reside en Naguanagua y el pasado domingo estuvo unas cinco horas en cola en el municipio San Diego para comprar hielo, dijo que por cada bolsa cobraban 7000 bolívares o 2 dólares.

Los centros comerciales se mostraron solidarios y prestaron conexiones a tomacorrientes para que la ciudadanía pudiera cargar sus teléfonos celulares y, en algunos casos, hasta aparatos de salud, como nebulizadores.


Participa en la conversación