A Erikson Carrasquero le dispararon el pasado 26 de enero en la avenida Andrés Bello. Su mamá, Ana Mirena, denunció que en el hospital Pérez Carreño tampoco había reactivos para realizarle la transfusión que necesitaba.

Caracas. ¿Cómo es posible que en el hospital me digan que, si no consigo sangre para el sábado, mi hijo se muere?, ¿por qué me mandan a buscar la sangre a mí?, gritaba Ana Mirena, mientras retiraba el cuerpo de su hijo en la morgue de Bello Monte.

Con voz llorosa y vestida de negro relató que su hijo, Erikson Carrasquero Mirena, de 26 años, murió el lunes 29 de enero en el hospital Dr. Miguel Pérez Carreño, luego de recibir un tiro en el costado derecho la madrugada del pasado 26 de enero, en la avenida Andrés Bello.

Mirena aguantaba el llanto, pero sus ojos delataban el dolor de su pérdida. Mi hijo necesitaba una transfusión, pero se murió porque no había sangre en el hospital. Él andaba a pie. No sé que hacía por ahí, él vive en Guatire, relató. El joven fue trasladado al hospital, donde lo operaron el sábado.

El tipo de sangre de Carrasquero era ORH-, pero al ser un grupo sanguíneo poco común los familiares no pudieron donar.

Sin embargo, su madre también denunció que de haber conseguido la sangre era poco lo que podían hacer, ya que el hospital tampoco contaba con los reactivos que se necesitan para realizar las transfusiones.

Mi hijo se murió ayer [lunes] en la mañana de un paro respiratorio. ¿Cómo es posible que no haya sangre en un hospital?, ¿por qué estamos en esta situación?, ¿por qué operan a alguien si no tienen sangre?, se repetía Mirena, mientras aguantaba el llanto.

A pesar de que la mujer vive en Pinto Salinas, cerca de la avenida donde ocurrió el hecho, aclaró que su hijo no la visitaba en el momento, por lo cual no sabe qué hacía en el lugar. El joven dejó huérfanos a dos menores de edad.

Foto referencial



Participa en la conversación