Familiares de difuntos coinciden en que el camposanto está descuidado desde noviembre del 2013, cuando la Alcaldía del municipio Libertador, a través de la empresa Cementerios y Servicios Municipales Libertador C. A. reemplazara a la compañía privada Cempri C.A.

Caracas. Desde hace dos meses, Margarita Hermoso no va al cementerio de El Junquito a llevarle flores a su padre y hermano, le da tristeza el estado de deterioro en que se encuentra el camposanto y la inseguridad que cada día se hace presente en ese lugar. Antes yo iba sola, llevaba flores y me quedaba un rato, pero ahora le pagamos a un señor que limpia las tumbas y voy con otras personas. Hay que ir en grupo.

Cuando estaba Cempri C. A. si tenías un reclamo, lo hacías y te daban repuesta, ahora vas a la Alcaldía de Caracas, te quejas de la falta de mantenimiento de las áreas verdes, escasez de agua y acumulación de basura y no hay quien responda. Nos dijeron que acaban de nombrar otra concesionaria para la administración del cementerio, pero no sabemos nada.

Margarita, al igual que otras personas que tienen difuntos en el cementerio, dejó de pagar a la administradora las cuotas por concepto de  mantenimiento “porque nunca hay agua, no cortan la maleza y no recogen la basura con la regularidad que se requiere. Las familias contratan a los mismos obreros para que nos mantengan arregladas nuestras tumbas“.

Otras visitantes afirman que hace cuatro años dejó de funcionar un autobús que se encargaba del traslado gratuito a las distintas terrazas.

Nos dijeron que se dañó el motor, pero perdimos ese beneficio cuando se fue Cempri C. A., era una compañía con muchas fallas, pero daban repuestas. Había gente que quería que la Alcaldía asumiera el control del cementerio, ahora están arrepentidos porque esto es pura desidia, puro abandono, dijo Doris Vaca, quien tiene dos primos sepultados en la terraza 3M.

Los dueños de parcelas afirman que la administradora le presta mayor atención a las primeras terrazas, pero las últimas están a la buena de Dios, tanto es así que la carretera se deslizó hace más de tres años y hace algunos meses le echaron asfalto. Aseguran que el Día de los Muertos limpian y mandan agua para las parcelas ubicadas en la entrada del cementerio. Pero el 1° de noviembre de este año, esa conmemoración pasó sin pena ni gloria.

Hay tanto monte que a las familias se les dificulta encontrar las tumbas de sus deudos.

Los usuarios envían oficios a la Alcaldía de Libertador, pero no reciben repuestas a sus reclamos. Ante la imposibilidad de mantener al día la grama natural, muchos han tenido que colocar grama artificial, trabajos que sobrepasan los 160.000 bolívares. Piden que se le dé el debido mantenimiento al camposanto que, de seguir así, se convertiría en un escenario idóneo para Jurassic Park.

Lee también
En el Cementerio del Sur 45 % de las tumbas fueron profanadas

Lápidas robadas

Además del temor a ser asaltados cuando se está junto a la tumba recordando a un ser querido, los visitantes deben estar atentos cuando hay algún entierro porque se han presentado discusiones y enfrentamientos entre bandas rivales con saldo lamentables de personas heridas.

En el cementerio comentan que durante el entierro de un delincuente, los enemigos llegaron mucho antes, amarraron a sepultureros, intrecambiaron disparos, la cosa no fue más grave porque llamaron a la funeraria para que no bajaran al difunto.

Otro problema que perjudicó a la mayoría de los dueños de parcelas fue el robo masivo de lápidas por lo valioso del material, según los afectados, los delincuentes comenzaron por la parte más lejana del cementerio.

Una de las familias afectadas con el robo de lápidas es la de Doris Vaca, quien entregó la carta que solicitaron en la Alcaldía de Libertador con la exposición del hecho y a la fecha no los han llamado para darle la que prometieron en reemplazo de la robada.

Fotos: Norma Rivas



Participa en la conversación